Fabricantes | Empresas y trabajadores: dos modos de percibir los salarios

Un informe de Randstad Research pone de relieve el pesimismo de muchos empleados frente a lo que paga la competencia.

Empleados en una oficina
Empleados en una oficina

Empresas y trabajadores manifiestan realmente distintos modos de pensar respecto al sueldo que cobran los empleados. Y es que el 28% de estos últimos considera que es inferior al de la competencia. Sin embargo, sólo el 17,5% de las empresas reconoce que los salarios que pagan son peores que los del resto de compañías, mostrando así el desajuste que existe entre la percepción de los trabajadores y las empresas.

Así lo desvela el informe Déficit de talento y desajuste de competencias elaborado por Randstad Research según el cual esta discordancia también se observa en las condiciones laborales, clima laboral y productividad, aspectos donde los empleados se muestran más críticos que las propias empresas.

Al hilo de esto, el análisis apunta que el nivel de los salarios que ofrecen las empresas a sus empleados refleja cómo se tratan otros factores laborales en la compañía. Así, las empresas que tienen salarios más bajos que el resto de organizaciones de su sector no ofrecen oportunidades de promoción (34,4%), ni planes de formación (24,6%) y registran un peor clima laboral (23,6%).

Un sueldo demasiado bajo y la ausencia de promoción son las razones principales para que un empleado no quiera trabajar en una compañía

Otro asunto interesante es los motivos por los que las empresas tienen dificultades para que los ocupados quieran desarrollar allí su carrera profesional. La primera de las razones que hace que un empleado no quiera trabajar en una compañía es un salario demasiado bajo (39,1% de respuestas). Le siguen la ausencia de oportunidades de promoción (25,3%) y el desconocimiento de la empresa (22,1%), la ausencia de planes de formación (17,2%) y la localización de la oficina (16,5%).

Lo más

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña