Food | El 'caso Nudisco', fruto del "chantaje" de un exempleado de la empresa

La empresa vuelve a negar las acusaciones sobre un posible fraude en el etiquetado de sus productos: "Son filtraciones falsas".

El El
El

El revuelo que se ha generado sobre Nudisco no tiene precedentes en esta joven empresa valenciana. La compañía ha vuelto a rechazar las informaciones que apuntan que vende conservas procedentes de Marruecos como si fueran españolas o que manipula las fechas de caducidad de sus productos. Su director general, Miguel Ángel Alcaraz, defiende la conducta "intachable" de la firma y hace gala de los exhaustivos controles que pasan sus alimentos. Atribuye las "falsas" filtraciones a un exempleado de la compañía.

La firma, fundada en 1999, distribuye productos en conserva a nivel nacional e internacional a más de 70 países bajo sus marcas Diamir y Montey.

Alcaraz subraya que su empresa cuenta con su propia certificación de calidad, la ISO 22000, de "alcance internacional" y que garantiza la "calidad alimentaria de los productos" y la trazabilidad de las conservas, lo que "impide cualquier fraude en el etiquetaje de los envases sobre las fechas de consumos preferentes y sobre los países de origen de la materia prima".

El abogado de la empresa, Ignacio Francés, niega "categóricamente" que las supuesta prácticas fraudulentas se desarrollen en este grupo empresarial valenciano. Por su parte, la directora de calidad del grupo, María José Navalón, subraya que en ningún momento se pone en duda la seguridad alimentaria de estos alimentos, ya que "las conservas que compramos en los establecimientos y consumimos en casa nunca supondrían un riesgo para la salud, puesto que no tienen fecha de caducidad". "En todo caso, tienen unas fechas de consumo preferente que aseguran que cuando vayan a ser consumidas mantengan todas sus propiedades", añade.

Los responsables de Nudisco, en rueda de prensa
Los responsables de Nudisco, en rueda de prensa

"Nos han dejado indefensos ante la opinión pública", comenta el asesor jurídico sobre la difusión de las citadas informaciones. Provienen, añade el director general, de una filtración de unos correos electrónicos de contenido "supuestamente incriminatorio" que atribuye un exempleado que "tiempo atrás ya trató de presionarme y de hacerme chantaje, pidiéndome dinero para que esos emails no vieran la luz".

"En Nudisco —señala Francés— no tenemos miedo a que se hagan públicos ni esos ni otros emails porque no tenemos nada que esconder. Esas supuestas pruebas de manipulación de las conservas que pudieran derivarse de esas conversaciones por Internet son falsas y responden a la difusión parcial y fuera de contexto de las mismas".

Para el asesor jurídico, lo único que demuestran es que se detectaron "unos errores" en el etiquetaje de algunas mercancías, entre 2012 y 2014, y que el responsable de compras pidió explicaciones a los responsables de la logística y el almacén. Por ello, la mercancía en cuestión estaba clasificada dentro del proceso productivo interior donde se mide la trazabilidad en el laboratorio de control de calidad y en el almacén como "derogada", lo que significa que fue "bloqueada" para que no llegase al consumidor.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña