Retailers | Target admite que discriminaba a negros e hispanos

La compañía revisaba los antecedentes penales de los afroamericanos e hispanos que solicitaban un empleo en la compañía.

Una empleada de Target
Una empleada de Target

La cadena estadounidense de distribución Target ha estado en el ojo del huracán por una demanda que acusaba a la empresa de racista por discriminar a afroamericanos e hispanos al negarles puestos de trabajo por su política de revisión de antecedentes penales de los solicitantes. La compañía ha aceptado un acuerdo por el que pagará 3,74 millones de dólares (algo más de 3 millones de euros) en varios conceptos y se ha comprometido a revisar y actualizar sus procesos de contratación. El retailer ha aceptado el pacto para evitar una sanción mayor.

La demanda fue presentada por dos afroamericanos, llamados Carnella Times y Erving Smith, a quienes se les negó un puesto de trabajo. Fue presentada en un tribunal del Estado de Nueva York y en la misma se argumentaba que Target había violado derechos humanos, según refleja la ley estadounidense de Derechos Civiles de 1964, que prohíbe a los empleadores a discriminar por raza, sexo y otras características.

Al parecer, Target ha recurrido en sus procesos de contratación a la revisión de los antecedentes criminales de los solicitantes de un empleo, pero solo con ciudadanos hispanos o afroamericanos. Eran descartados por cualquier tipo de pena que hubiesen cumplido, aunque no tuviera nada que ver con el puesto al que aspiraban.

El pacto que ha aceptado Target implica el pago de 1,2 millones de dólares o una "contratación prioritaria" para los ciudadanos negros o hispanos que habían optado desde 2006 a un empleo de la cadena como cajeros o reponedores. Además, cerca de un millón de dólares serán destinados a ONGs que ayudan a las personas con antecedentes penales a reincorporarse al ámbito laboral. El resto del dinero se destinará al pago de tarifas legales ocasionadas por el juicio.

"Queremos siempre tener un entorno de trabajo y de compras seguro tanto para los trabajadores como para los clientes"

Tras conocerse el acuerdo, Target ha anunciado que ya no pide los antecedentes penales de los solicitantes de un empleo, aunque considera que es importante contar con la mayor información posible sobre los empleados que contrata. "Tenemos una serie de medidas implementadas para garantizar que los procesos de contratación sean justos y equitativos. Queremos siempre tener un entorno de trabajo y de compras seguro tanto para los trabajadores como para los clientes", ha dicho una portavoz de la compañía.

Lo más

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña