Trendrinks | Una subida de impuestos "desacertada, estéril e injustificada"

El sector de bebidas espirituosas cree que habrá un impacto negativo en la hostelería y que habrá más contrabando.

Varios cócteles, en la barra de un bar Varios cócteles, en la barra de un bar
Varios cócteles, en la barra de un bar

En la previa ya se había mostrado en contra y ahora que la subida de impuestos a las bebidas alcohólicas de alta graduación se ha hecho realidad, el sector se ha apresurado en tildar la medida del Gobierno como "desacertada, estéril e injustificada".

Por ello, la Federación Española de Bebidas Espirituosas (Febe) ha pedido que este incremento de los impuestos sea transitoria. Además, solicita que se realice un estudio de impacto de este incremento impositivo y su repercusión en el consumo, garantizando la equidad fiscal.

La subida afecta a las bebidas alcohólicas de alta graduación y, por tanto, quedan fuera el vino o la cerveza. Los impuestos especiales sobre el alcohol y bebidas alcohólicas subirán el 5%, medida que ya está en vigor, puesto que se ha aprobado como decreto ley y apareció publicado en el BOE este fin de semana. Se espera conseguir unos 350 millones de euros más con esta subida.

"Si el objetivo del Gobierno era actuar con neutralidad, el impacto de la subida no es neutro para el sector de bebidas alcohólicas, ni lo es para la hostelería, ni para la recaudación. Además, tendrá un impacto muy negativo en la hostelería y acabará fomentando el fraude y el contrabando", ha indicado el director ejecutivo de Febe, Bosco Torremocha, en un comunicado difundido por la federación.

Y añade: "Aumentando los impuestos al 6% del total es imposible impactar a la recaudación. Nuestras empresas están ya sometidas a una elevada carga fiscal, por lo que esta medida sólo ahonda en un modelo que se ha demostrado ineficaz para recaudar".

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña