Firma invitada

| El antes y el después en Dinamarca con el desperdicio alimentario | -

Por Adriana Vázquez Farràs, Marketing Manager en Trendhim

Una mujer tira comida a la basura Una mujer tira comida a la basura
Una mujer tira comida a la basura

Dinamarca es el ejemplo de muchas cosas, pero en una es realmente cabecera. El desperdicio alimentario danés se redujo en un 25% en solo 5 años.

Las grandes cosas pasan siempre por que alguien primero ha llevado a cabo una 'pequeña' acción. Este es el caso de Selina Juul. Ella fundo la ONG Stop Wasting Food. Esta quería concienciar a la sociedad de lo que suponía desperdiciar esas cantidades de comida, mayormente desde los hogares.

El primer foco que ellos detectaron fue que la gente compra mucho más de lo que realmente necesitan. Entonces, debían empezar por los supermercados e intentar cambiar el comportamiento de los consumidores desde allí.

La ONG de Selina se dirigió en primer lugar a un supermercado low cost llamado Rema1000. Lo que le propuso fue eliminar las promociones 2x1, promociones por cantidad, cambiarlas por descuentos en unidades. Esta propuesta les gusto y la pusieron en práctica. Los resultados fueron sorprendentes porque antes, cuando hacían promociones 2x1, al final del día tenían mucha fruta sobrante que tenían que desperdiciar. En cambio, cuando empezaron a hacer descuentos en la unidad, casi toda la fruta era vendida. Redujeron el desperdicio en un 90%.

Gracias a este éxito otros supermercados se unieron a la causa e hicieron lo mismo. Hoy en día es muy difícil encontrar un supermercado que haga descuentos por cantidad. De esta forma consiguieron que los consumidores compraran solo lo que necesitaban a un mejor precio.

Otra iniciativa que llevaron a cabo en los supermercados es hacer descuentos a los productos que están a punto de caducarse. Además, en Dinamarca es legal vender un producto caducado ese mismo día. Estos productos están diferenciados con etiquetas amarillas que marcan el nuevo precio reducido. Gracias a este los daneses pueden ahorrarse un buen pellizco y, además, contribuir en desperdiciar menos comida.

El segundo foco donde se desperdician más alimentos son los restaurantes. Así que otra iniciativa fue pensada para ellos. La idea fue crear una app donde los restaurantes pudieran ofrecer las sobras al cerrar el restaurante a precios mucho más baratos. Esta app tuvo tanto éxito que se le sumaron supermercados, panaderías... Los más jóvenes han optado por aprovechar esta oportunidad de comer en tu restaurante favorito por un precio mucho más inferior. La app se llama Too good to go (demasiado bueno para tirarlo).

Estas han sido las iniciativas más evidentes que la ONG tomó para reducir la huella de la contaminación y malgasto de la Tierra. Cambiando el comportamiento del consumidor, se pueden conseguir grandes cosas.

Adriana Vázquez Farràs, Marketing Manager en Trendhim
@vzquez_f

Sobre el autor

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña