Fabricantes | 15 razones por las que no hay más jóvenes en gran consumo

Las empresas de distribución y los fabricantes hacen lo posible para reducir el desempleo juvenil... pero hace falta mucho más...

Varios empleados de Carrefour, en un hipermercado
Varios empleados de Carrefour, en un hipermercado

Este pasado jueves desvelábamos, según los últimos datos de Aecoc, una completa radiografía sobre el estado del empleo juvenil en el gran consumo. Hay datos buenos y hay que aplaudirlos, pero el sector también debe hacer examen de conciencia y ver en qué puntos debe mejorar para que los números sean mejores en los próximos años. Ojo que no solo vamos a hablar de los deberes de las empresas. Los trabajadores que buscan un empleo en compañías de distribución y fabricantes deben tomar buena nota de lo que se reclama en la actualidad.

Lo dice el propio José María Bonmatí, director general de Aecoc: "Necesitamos explicar mejor el atractivo del sector para trabajar. Queremos ayudar a los jóvenes a demostrar su talento y a las empresas a saber captar ese talento". Bonmatí apunta que uno de los principales esfuerzos que tienen que realizar las empresas del gran consumo es atraer nuevo perfiles que cubran las tendencias actuales y las necesidades del sector. El ecommerce aquí tiene mucho que decir y los puestos que se pueden generar en torno al comercio electrónico, muchos de ellos muy especializados en la digitalización, pueden ser uno de los motores que reduzcan el desempleo juvenil en España.

"Necesitamos explicar mejor el atractivo del sector para trabajar"

Aecoc, a través de la Memoria de Empleabilidad Juvenil en el Gran Consumo, elaborada en colaboración con la consultora Ideofactum, establece varios apuntes a mejorar en el sector del gran consumo en materia de empleo, sobre todo para captar a jóvenes menores de 30 años:

* Hay problemas para encontrar jóvenes bien formados que desarrollen oficios tradicionales de la distribución, como charcuteros, carniceros o pescaderos. También faltan profesionales para puestos de nueva creación derivados de la revolución digital.

* Se produce un distanciamiento entre las necesidades de determinados perfiles profesionales y los conocimientos y capacidades que obtienen los jóvenes en el sistema educativo actual. Es decir, no se forma bien a los jóvenes para que puedan desarrollar su carrera profesional en el sector del gran consumo.

* Hay riesgo de envejecimiento de las plantillas, sobre todo entre las empresas fabricantes. Y es importante, más cuando la revolución digital está en marcha y en ella tienen mucho que decir los jóvenes.

* Se producen dificultades en las empresas para implantar iniciativas y proyectos de ámbito nacional, al estar transferidas a las Comunidades Autónomas las competencias de empleo y no existir unanimidad en sus criterios de aplicación.

* Por ello mismo, las políticas de selección y desarrollo profesional se llevan a cabo en la actualidad de forma descentralizada, lo que dificulta el proceso de toma de decisiones y lo hace menos eficiente.

* Salvo excepciones concretas, no se ha realizado una apuesta firme por el impulso de la Formación Profesional Dual a pesar de que, por las características del sector, un volumen importante de las necesidades laborales encajaría en este segmento formativo.

* Se necesita en el sector un proceso de estandarización de los puestos de trabajo para que a nivel formativo se identifique mejor qué formación se necesitan y qué centros las llevan a cabo.

* Si no existen esos centros, la recomendación es que las empresas hagan realidad sus propios centros formativos.

* Hay que vender el sector del gran consumo como marca, como buen lugar para desarrollar una carreta profesional y punto de partida para desarrollar el talento.

* Y hay que creerse la estrategia. De nada vale trabajar unos años en un sentido y cambiar la inercia en un momento dado. Toda política de empleo necesita que se trabaje en ella de forma constante.

Dos trabajadores en un supermercado
Dos trabajadores en un supermercado

Como decíamos, no solo las empresas tienen deberes. Los trabajadores que buscan un empleo y acuden al sector del gran consumo para encontrarlo deben tener en cuenta lo siguiente. Estas pistas las da Luis Miguel García, director de Recursos Humanos de Nestlé España:

* Faltan profesionales con competencias digitales importantes, las cuales cada vez son más necesarias en las empresas. Se necesita gente que tenga conocimientos numéricos, que sean capaces de analizar datos y lleguen a conclusiones destacadas.

* Hay carencia de un buen nivel de inglés. "La gente dice que sabe hablar inglés, pero a la hora de la verdad, cuando hablan con ingleses nativos, hay un déficit", dice el responsable de Nestlé.

* Falta un espíritu innovador en la gente. "Aprendizaje, aprendizaje y más aprendizaje". Lo que se necesita en 10 años ahora mismo no existe. Hay que emprender.

* Hay que saber asumir riesgos. Saber evaluar fallos y ser capaces de rectificar.

* También gusta que los empleados sean "positivamente insatisfechos". Si algo va muy bien, seguro que es posible que vaya aún mejor.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña