Food | El consumo de pan sigue cayendo en España

Sigue habiendo un descenso del consumo del pan fresco y un incremento del pan industrial.

Distintos tipos de pan y bollería
Distintos tipos de pan y bollería

La industria del pan sigue preocupada por el descenso del consumo de este producto entre la población española. Las cifras de 2017 vuelve a evidenciar una caída del 2,46% respecto a los datos de 2016. Ya sea por el descenso de la población (y, por tanto, menos consumidores) o por la imagen que puede tener este alimento para la salud de los ciudadanos, lo cierto es que el pan ya ha olvidado los años de oro de los 90 y busca ahora cambiar la inercia para ser igual de protagonista que en los años buenos.

Según los datos que maneja el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), el consumo de pan en el hogar alcanzó un volumen de 1.483 millones de kilos en 2017, lo que supone el citado descenso del 2,46% respecto al año anterior. En valor, se facturó 3.562,9 millones de euros (-3%). En los últimos diez años, hablamos de un descenso del consumo de pan cercano al 20%. Piensen que en 2008 cada persona consumía al año en el hogar 41 kilos de pan; ahora son 33 kilos.

El consumo de pan actual es de 40 kilos por persona al año, siendo el 88% dentro del hogar y el 12% restante en restauración.

Los datos de MAPA reflejan que los españoles prefieren el pan fresco/congelado (1.208 millones de kilos; 81% de cuota de mercado)) que el pan industrial (276 millones de kilos; 19%). Eso sí, la tendencia es que el primero descienda en favor del segundo. Dentro del pan fresco/congelado, el envasado vende 407 millones de kilos, mientras que a granel se vende 800 millones de kilos.

Dentro del pan industrial, crece la venta de pan fresco integral (34 millones de kilos; cuando en 2016 eran 33 millones).

Los datos de Asemac

Mirando los datos del sector de masas congeladas representado por la Asociación española de la industria de panadería, bollería y pastelería (Asemac), los números son buenos. Así, la venta de pan de las empresas asociadas creció el 2,5% (787 millones de kilos), mientras que la variación en bollería y pastelería es del +7,9% (170 millones de kilos). En total, 957,6 millones de kilos (+3,4%). El presidente de la asociación Felipe Ruano, explica que las cifras son buenas, "porque lo importante es seguir creciendo, ya que ayuda a tener inversiones y hay más ilusión del cara al futuro".

"Lo importante es seguir creciendo, ya que ayuda a tener inversiones y hay más ilusión del cara al futuro"

En valor, las ventas llegaron a los 1.302 millones de euros (+4,1%). El pan facturó 846,7 millones de euros (+3,9%), mientras que la bollería y la pastelería facturaron 455 millones (+4,4%). Los últimos son productos que "están asociados al placer" y, "como la economía ha mejorado", sus número están al alza. También este crecimiento en valor se debe a que los productos son más "sofisticados" y de mayor calidad, aumentado la demanda.

Felipe Ruano señala que la importancia de las panaderías artesanas "está bajando". "Nosotros invertimos en productos nuevos y el consumidor los compra. Las panaderías pequeñas no pueden hacer tantas innovaciones. Por eso hay un descenso del pan fresco y un incremento del pan industrial", explica.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña