Retailers | Cerdos de madre ibérica y padre rumano: ¿hay polémica?

Tras múltiples denuncias por publicidad engañosa de un exempleado de una cárnica, la Fiscalía no ve "relevancia penal alguna".

Cerdos ibéricos
Cerdos ibéricos

¿Sabemos a ciencia cierta la procedencia exacta de los elaborados cárnicos que consumimos? El caso es que un extrabajador de una empresa cárnica proveedora ha denunciado recientemente ante la Fiscalía Provincial de Madrid supuestas irregularidades en el etiquetado de este tipo de productos procedentes de cerdos ibéricos comercializados en diversos establecimientos.

El denunciante, que ha llegado a interponer hasta quince denuncias en diferentes organismos, puso de manifiesto que algunos jamones y otro tipo de productos que se etiquetaban como procedentes de cerdo ibérico en realidad habían salido de un cerdo con madre ibérica pero con padre rumano. Estos últimos se están cruzando con ibéricos porque tienen más producción, algo que es perfectamente legal, informa El Confidencial.

El hombre aseguraba que el etiquetado no reunía las condiciones exigidas por la ley porque no identificaba a la empresa certificadora y hacía menciones no autorizadas, lo que a su juicio podía inducir a error a los consumidores y, según el demandante, constituía un delito de estafa y otro de publicidad engañosa.

Analizada la cuestión, el Ministerio Público determinó que únicamente habría delito de estafa si el consumidor estuviera dispuesto a dejar de adquirir el producto de haber conocido las características reales del mismo, que deberían ser "tan discordantes con la realidad" que hubieran provocado la reacción del usuario.

La Fiscalía considera asimismo que el engaño al perjudicado "tiene que ir más allá de las meras irregularidades en el etiquetado" y acaba señalando que no hay "relevancia penal alguna". En todo caso, subraya, los hechos podrían ser constitutivos de una infracción administrativa.

Hace dos años, el Consejo de Ministros aprobó la norma de calidad para la carne, el jamón, la paleta y la caña de lomo ibéricos, que obligó a los vendedores a etiquetar con la indicación del porcentaje racial. La cuestión es que hay jamones que pueden atenerse a la normativa antigua al haber empezado el proceso de curación antes de que entrara en vigor la actual.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña