Retailers | Roig admite que fracasó su revolución en frescos

Mercadona tardó 30 años en darse cuenta de que vender fresco no es como seco. "Sí que somos bastante burros...", apostilla.

Roig admite que fracasó su revolución en frescos
Roig admite que fracasó su revolución en frescos

Sí, también se equivoca. Mercadona tardó 30 años en darse cuenta de que vender fresco no es como vender seco. "Ruedas cuadradas", dice Juan Roig, en el Congreso Aecoc 2013, en su intervención extra del año que sólo ofrece cuando Aecoc acude a su "casa", Valencia. "Sí que somos bastante burros...", añade.

Mercadona se enfrentaba a un problema, y el remedio fue peor que la enfermedad. Hasta que se dieron cuenta. La cadena valenciana veía como en seco cada vez vendía más, pero, por el contrario, en fresco cada vez menos. De hecho, veía que, al lado de sus establecimientos, había ocho o diez fruterías, "y por algo será, le atraemos el cliente, son más listos que nosotros".

Su reacción fue elegir el camino más fácil, todo empaquetado. Roig reconoce que fue un gran error, una revolución fracasada. "La gente quiere calidad, frescura, berenjenas cogidas ayer y compradas hoy". También quiere madurez. "Teníamos chirimoyas como pelotas, que rebotaban en el suelo". Otra clave, según Roig, es el papel prescriptor. El consumidor quiere fruta prescrita. "Hemos tenido sandías hechas en Nigeria todo el año (...). Si tenemos buenas naranjas, mejor eso".

Hoy, Mercadona se ha dado cuenta de que fresco no es seco. Su rectificación está en marcha y la venta de frescos empieza a ser una realidad en sus supermercados.

Lo más

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña