Retailers | La tendencia de comprar en el súper... en horas de trabajo

Ocho de cada diez compradores online hacen su lista de la compra durante los descansos de su jornada laboral.

Una mujer compra en un supermercado
Una mujer compra en un supermercado

¿Qué sabemos del ecommerce alimentario? Su cuota de mercado en el retail español supera el 1%, que subiría al 2% si no contamos en la ecuación con los frescos. Estos se consolidan como el principal 'problema' del comercio online de los supermercados, puesto que suponen un freno para los consumidores, quienes se decantan en sus compras por Internet por productos voluminosos o pesados (de maletero, como se suele decir). También sabemos que el cliente digital tiende a ser una mujer, de 30 a 50 años, y con conocimientos en tecnología. Y que la opción que más gusta es recibir los pedidos en casa. Y ojo a este dato: ocho de cada diez consumidores online hacen su compra desde sus puestos de trabajo. Pero que no se asunten los jefes...

Son datos del II Estudio sobre la Evolución del Comercio Online en Alimentación en España, presentado por la patronal Asedas en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, el cual desvela que la compra online de alimentos sigue con su tendencia al alza, si bien sigue siendo muy residual en España. "No hay duda de que el negocio online será rentable", ha dicho el director general de Asedas, Ignacio García Magarzo, quien señala que el ecommerce no será sustitutivo de las tiendas físicas, sino más bien un complemento de las mismas.

El informe subraya que la mitad de los consumidores compra alimentos por Internet (frente al 40% del estudio anterior), aunque solo el 2% usa este canal de forma exclusiva, ejemplo de que las tiendas físicas mandan en el retail alimentario español. El perfil medio del comprador digital sería una mujer de entre 30 y 50 años, con una educación de grado universitario y empleada con un nivel de cargo medio, con ingresos entre los 1.000 y los 3.000 euros. El estudio apunta que no se comprueba relación proporcional del uso del ecommerce con el tamaño familiar.

Uno de los factores que más influyen a la hora de elegir este canal de compra es la conveniencia. Ayuda a conciliar la vida laboral con la vida familiar y las tareas domésticas. Es por ello que la mayoría de las compras (80%) se realizan en días laborables. Curioso el dato de que el 40% de las operaciones se realizan en horario laboral de mañana, porcentaje que sube al 75% si se incluye el horario laboral de la tarde. Pero tranquilos: se compra en momentos de descanso laboral. "Sacrificamos los instantes de descanso en el trabajo y los dedicamos a la compra. Esto nos permite ahorrar tiempo y compaginar esta tarea con nuestra vida actual", destaca María Puelles, profesora y doctora de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la UCM y directora del estudio.

"Sacrificamos los instantes de descanso en el trabajo y los dedicamos a la compra"

Los compradores que usan el canal online valoran que les permite hacer el proceso entre 15 y 20 minutos, por los 20-40 minutos que se usan en las compras de las tiendas físicas, sin contar los desplazamientos. Por tanto, el ecommerce ayuda a ahorrar tiempo. "Este canal se adapta muy bien a los requerimientos y circunstancias laborales actuales y permite mayor disponibilidad de tiempo libre para otras actividades", comenta el estudio.

Otros aspectos que se valoran positivamente del canal online son las listas predeterminadas de compra, la posibilidad de comprar desde cualquier dispositivo (ojo al aumento del uso del móvil), la facilidad de localizar los productos en la web, que haya fotografías y descripciones de los mismos o que esté siempre visible y de forma clara cuánto se lleva comprado y cuánto va a costar. Además, el ecommerce genera una fidelidad que pocas veces se ha visto en el comercio offline. A ello ayuda la confianza en el pago de los productos, la rapidez en las entregas, la confianza que genera la propia compañía, la facilidad de elegir productos, la gran variedad de marcas presentes en el canal online y los precios.

¿Qué comprados y dónde?
¿Qué comprados y dónde?

De nuevo, los frescos se convierten en el gran freno del ecommerce alimentario. "Hay evidencias por las que los consumidores se resisten todavía a la adquisición online de alimentos frescos", dice María Puelles. El 60% de los encuestados solo compra alimentos frescos en tiendas físicas, si bien cerca del total restante lo hace en ambos canales.

"Hay evidencias por las que los consumidores se resisten todavía a la adquisición online de alimentos frescos"

Por último, el informe destaca que casi un 50% de los encuestados afirma no comprar online productos que no conoce previamente (por haberlos comprado físicamente en el establecimiento), si bien un 40% se sienten atraídos por los nuevos productos online. Un 30% sí se siente inclinado hacia la compra de estas novedades en la web. Posiblemente, la mayor intención para probar productos nuevos se dé en aquellas webs de distribuidores hacia los que se siente mayor confianza, ya sea por el uso continuado, ya sea por la credibilidad de la enseña que los ofrece. Alrededor del 25% de la muestra afirma consultar sugerencias sobre recetas y productos nuevos ofrecidos por la web del distribuidor.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña