Retailers | Mercadona y el placer de disfrutar de un bonito jardín

El verde de Mercadona no solo lo encontramos en su imagen corporativa o en su sección de frutas y verduras, sino también en los jardines urbanos que la cadena está desarrollando en centros instalados en parcelas ubicadas en el interior de patios de manzanas, en muchos casos en desuso. Es la fórmula que ha encontrado la compañía para regenerar determinados espacios donde está presente en el centro de las ciudades, con gran acogida por parte de los vecinos. Siempre es agradable asomarte por tu ventana y disfrutar de un bonito jardín.

El primer jardín urbano de Mercadona se instaló en su centro del Paseo General Martínez Campos, siendo inaugurado en diciembre de 2015. El segundo llegó en junio de 2017 y está situado en su supermercado de la calle Bravo Murillo (al lado de la Glorieta de Quevedo). Ambos, en el mítico distrito madrileño de Chamberí. Y habrá más, pues Mercadona prevé la apertura de otros centros en la capital en este tipo de áreas.

Mercadona siempre ha señalado que entre sus prioridades siempre ha querido contribuir a mantener al comercio urbano, apostando por dinamizar y modernizar aquellos espacios en los que se instala. Estos jardines son buena muestra de ello (en el vídeo de arriba os enseñamos el de Bravo Murillo), pues no sólo se ha remodelado la cubierta de las tiendas, sino que también se han convertido en espacios verdes que contribuyen a mejorar la imagen y la calidad de vida de los vecinos.

Dicen desde Mercadona que estos proyectos son una buena oportunidad para participar en la vida de los barrios y recuperar espacios singulares. Además, tienen claros fines medioambientales, ya que las plantas absorben contaminación y retienen partículas nocivas del aire. Contribuyen también a reducir el efecto 'isla de calor' en las ciudades, ya que son un excelente aislante térmico.

En los casos ya existentes, Mercadona hizo un estudio para seleccionar plantas que mejor se adaptasen al terreno. La mayoría de ellas son especies autóctonas y de bajas necesidades hídricas, con el fin de contribuir al ahorro en el consumo del agua.

El coste de cada jardín ha sido de unos 300.000 euros, asumidos íntegramente por Mercadona. Para su mantenimiento, la cadena de supermercados cuenta con la Fundación Capacis, dedicada a la inserción laboral y social de personas con discapacidad intelectual, que colaboran en el cuidado de estos espacios. También son los autores del jardín vertical del Mercadona ubicado en la calle Asura de Madrid, en el barrio de Arturo Soria.

Lo más

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña