Food | La OCU reclama que el pan español tenga menos sal

Asegura que, aunque los fabricantes respetan la legislación sobre el contenido de sal, "hay margen para reducirlo".

Pan artesano
Pan artesano

Coincidiendo con la semana mundial de concienciación sobre la sal, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha realizado un estudio sobre el contenido de sal en el pan tras observar la evolución de la cantidad de este mineral presente en baguetes, chapatas y barras desde 2002 hasta 2017. La entidad concluye que los fabricantes respetan el convenio firmado con el Ministerio de Sanidad en 2005, aunque advierte de que la tendencia se ha vuelto "alcista" desde ese año y que los fabricantes están incluyendo más sal en el pan desde entonces, aunque rara vez supera el máximo establecido. El citado acuerdo fijaba que el contenido máximo de sal en el pan fuera del 1,8 %.

Para comprobarlo, la organización ha analizado en el laboratorio 47 piezas de pan fresco compradas en Alcampo, Carrefour, Dia, Granier, Hipercor, Lidl, Mercadona y Uvepan. De todas ellas, solo una supera el límite del 1,8% acordado.

Según este análisis, actualmente la chapata contiene de media un 1,3% de sal, la barra un 1,4% y la baguete un 1,5%, siendo esta la que más ha aumentado su porcentaje desde 2005, cuando solo contenía un 1,2%.

Asimismo, considera que, a pesar de que los niveles de sal en el pan actualmente son aceptables, aún "hay margen para reducir su cantidad". Por eso, pide a la Administración Pública y a los fabricantes que vuelvan a reunirse para revisar y fijar un nuevo límite máximo, que propone que sea del 1,5 %, el mínimo que se considera necesario para elaborar un pan de calidad.

PAN FRESCO EN LA DIETA

La OCU señala también que el consumo global de pan fresco en España "ha descendido de forma notable" en los últimos años, situándose actualmente en 69 gramos, lo que equivale a un panecillo por persona al día, cuando la cantidad mínima recomendada en la dieta mediterránea es de 180 gramos (3 panecillos).

El consumo de pan fresco en España "ha descendido notablemente en los últimos años"

Salvo para casos de hipertensión u otras patologías en los que el médico recomienda especialmente reducir el consumo de sal, la organización de consumidores estima que sería "un error" prescindir de ella, ya que el sodio que contiene es indispensable para funciones tan importantes como controlar la cantidad de agua en el organismo o mantener el pH de la sangre.

En caso de que sea necesario reducir la sal en la dieta, recomienda hacerlo a través de la ingesta de más alimentos frescos y platos cocinados en casa, pero no mediante la eliminación del pan fresco, cuyo aporte de este mineral es mucho menor que el de otros alimentos procesados.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña