Food | Gato por liebre: denuncian el etiquetado de los alimentos

La OCU alerta de que el uso excesivo de diferentes técnicas para mejorar el aspecto de algunos alimentos provoca una distorsión de la realidad.

Consumidora consultando un etiquetado
Consumidora consultando un etiquetado

A pesar de que es sabido que la publicidad y el marketing utilizan técnicas para que los alimentos parezcan más apetitosos en los envases, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) denuncia que, en ocasiones, la "manipulación" es "tan exagerada" que el aspecto del producto está "distorsionado" y no se asemeja a la realidad.

Para comprobarlo, ha analizado varios alimentos procesados, comparando el aspecto del envase con el del alimento que contiene. En la mayoría de los casos, la entidad denuncia "diferencias evidentes" entre ambos, especialmente relacionadas con la proporción de ingredientes (cantidad de frutos secos o frutas en mueslis o bizcochos), la poca cantidad de algunos elementos (chips de chocolate en las galletas) o el aspecto final del producto (sobre todo una vez cocinados).

La organización de consumidores cree que estos retoques tan exagerados que distorsionan la realidad del contenido suponen "publicidad engañosa"

La organización de consumidores cree que, en muchos casos, estos retoques tan exagerados que distorsionan la realidad del contenido suponen "publicidad engañosa", y recuerda al respecto que el artículo 7 del Reglamento de Etiquetado, presentación y publicidad de los productos alimentarios establece que la información alimentaria "no inducirá a error sobre las características del alimento y, en particular, sobre la naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, país de origen o lugar de procedencia y modo de fabricación u obtención".

UN ENVASE "HONESTO"

Asimismo, indica que todos estos requisitos también se aplican a la publicidad y a la presentación de los alimentos y, en especial, a la forma o el aspecto con el que se presenten en el envase, al material usado para este, a la forma en que estén dispuestos y al entorno en el que estén expuestos.

La organización recuerda además que el envase de los productos debe ser "honesto" y "no inducir a error" a los consumidores. Por eso, exige que las fotos se correspondan con imágenes más reales, sin retoques excesivos.

En este sentido, la entidad recomienda a los consumidores leer la lista de ingredientes como la única manera fiable de saber realmente lo que contiene el producto.

Para luchar contra esta excesiva manipulación fotográfica en los envases y con el fin de conseguir un etiquetado "claro y correcto" de los alimentos, la OCU tiene en marcha la campaña #etiquetasTrampa, que ya cuenta con el apoyo de más de 14.000 usuarios.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña