Horeca | La carta digital en restauración: una herramienta para fidelizar

Las cartas digitales han sustituido a las impresas en la mayoría de bares y restaurantes como consecuencia de la pandemia. Los expertos recomiendan cuidar al máximo su diseño.

Un cliente consulta la carta digital de un restaurante
Un cliente consulta la carta digital de un restaurante

Una de las consecuencias de la pandemia de coronavirus en la hostelería es la sustitución de las tradicionales cartas impresas por cartas digitales. Aunque pudiera parecer un cambio menor, los expertos acosejan cuidar este soporte.

Y es que, "tener la carta o menú digital es mucho más que poner un código QR en la mesa. No es fácil conseguir un buen diseño y sin embargo, es en lo que se van a fijar tus clientes. Es la imagen de tu restaurante, de tu comida, tu negocio y de ti como cocinero", aseguran desde el portal Mesaparaocho.

La carta digital debe de utilizarse como elemento de comunicación con el cliente e ir más allá de mostrar la carta física traspasada en un soporte digital. La digitalización de la carta debe de permitir al comensal visualizar una carta con un "diseño cuidado con imágenes de alta calidad de los platos, con la información sobre alérgenos y el valor correspondiente a los ingredientes de los platos". Asimismo, debe ofrecer una mayor amplitud de idiomas para los clientes extranjeros, apuntan estos expertos.

SIETE BENEFICIOS

De este modo, lo que se consigue con una carta digital sobrepasa la lucha contra la Covid-19 y tiene otros beneficios, entre los cuales, encontramos los siguientes:

1.- Evitar la reimpresión de la carta: ahorra costes en impresión y incrementa el valor de la sostenibilidad.

2.- Normativa 11691/2011: la carta digitalizada cumple con la normativa de alérgenos.

3.- Multilingüe: personalización de una forma más sencilla de la carta en distintos idiomas.

4.- Información enriquecedora: este nuevo formato permite aportar mayor información del plato al cliente, como sus ingredientes, origen de los mismos, curiosidades y toda la información nutricional.

5.- Fotografía gastronómica: una imagen vale más que mil palabras y es la mejor carta de presentación de un plato, de la cocina y el chef. Consigue con una fotografía vender más, mostrar transparencia y profesionalidad y evitar sorpresas negativas al cliente.

6.- Vender lo que más interesa: hay que destacar aquellos platos que más interesa vender, posicionando los mismos allí donde más llame la atención del usuario. El plato de temporada o el plato más rentable, la elección es suya y sin límites.

7.- Imagen de marca: es un símbolo de adaptación y modernidad a las tendencias actuales. Un día a día cada vez más tecnológico donde el cliente se siente muy cómodo con un dispositivo en la mano, actualizado y desinfectado.

En definitiva, esta plataforma aconseja hacer que los clientes se sientan seguros con la nueva carta digital generando en ellos una "buena imagen profesional tanto en el ámbito de la tecnología, higiene y cocina, como respecto a la comodidad y confianza".

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña