Industria auxiliar | Black Friday y Cyber Monday: un reto para la logística

En estas fechas el volumen de tráfico llega a triplicarse, por lo que es necesario tomar medidas logísticas capaces de asumir la creciente demanda y garantizar las entregas de manera óptima, según Moinsa.

Almacén logístico
Almacén logístico

Hay dos días marcados en el calendario que inauguran la temporada de compras navideñas: el Black Friday, una tradición originada en Estados Unidos que se ha instalado en nuestro país, al parecer, para quedarse; y el Cyber Monday, que se creó en 2005 con el fin de potenciar las compras por Internet. Estos días, el gran volumen de pedidos suponen un reto también para las empresas de logística.

Según han demostrado datos de ventas de años anteriores, en estas fechas el volumen de tráfico llega a triplicarse, por lo que es necesario tomar medidas logísticas capaces de asumir la creciente demanda y garantizar las entregas de manera óptima, pues son frecuentes las roturas de stock, las incidencias de transporte o la falta de organización logística.

Además, hay que tener en cuenta que, tras las compras masivas, existe un aumento de cambios y devoluciones en los días posteriores, lo que hace necesario tomar medidas de logística inversa.

Así lo explica Moinsa, empresa especializada en soluciones de intralogística, que ofrece algunas recomendaciones para ayudar a que el retailer tenga disponible la mercancía, tanto en ecommerce como en tienda física.

Aligerar los tiempos de operación y facilitar el trabajo de los operarios de almacén evita errores humanos y disminuye el tiempo de desplazamiento

Una de las claves consiste en aligerar los tiempos de operación y facilitar el trabajo de los operarios de almacén, evitando errores humanos y disminuyendo el tiempo de desplazamiento. La firma propone Sort by Light, una solución pensada para optimizar la preparación de los pedidos y operaciones de clasificación para tiendas físicas y ecommerce, haciéndolas más eficientes, rápidas y precisas.

Lo mismo ocurre con la aplicación del RFID y los diferentes dispositivos de lectura, tanto fijos, como móviles, que ayudan a conocer la trazabilidad de la mercancía no solo durante la cadena de suministros sino incluso, en la última milla. RFID Smart Box es una solución para entornos de identificación masiva de etiquetas de RFID de manera ágil y automática que permite la identificación del contenido de las cajas de manera mecánica, realizando las operaciones que el cliente desee, como el envío de la información directamente al ERP del cliente, así como la posibilidad de envío mediante Webservice, mail o ficheros Excel.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña