Retailers | Malestar en Argentina por el trato de favor a Carrefour

Los beneficios del Gobierno a la cadena gala han desatado una ola de protestas entre sus trabajadores y también entre sus competidores.

Hipermercado Carrefour en Argentina
Hipermercado Carrefour en Argentina

El reciente acuerdo alcanzado entre el Gobierno de Argentina y Carrefour, por el que el Ejecutivo de este país pagará parte de los despidos de la cadena, ha generado ya un notable malestar en el sector que recogen numerosos medios.

Para empezar, los establecimientos regionales agrupados en la Cámara Argentina de Supermercados (CAS), la Federación (Fasa), la Cámara de Distribuidores Mayoristas (Cadam) y hasta los supermercados chinos se han quejado por las condiciones de este acuerdo, que permitirá a Carrefour "reducir el 50% de sus aportaciones patronales", y ya han reclamado "un trato igualitario", informa iprofesional. En este sentido, advierten que la crisis del sector "podría terminar perjudicando en mayor medida a sus socios de todo el país".

Estas entidades se han mostrado preocupadas por las "ventajas concedidas" a la firma gala "para llevar a cabo su proceso de reconversión" y van aún más lejos al asegurar que "exceden" lo previsto en un Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) normal. "En caso de no otorgarse las mismas facilidades a todas las empresas del sector que lo soliciten, se estaría frente a un tratamiento discriminatorio hacia los supermercados pymes y cadenas regionales de todo el país que afrontan situaciones críticas de igual o mayor magnitud", han denunciado.

Las entidades que representan al sector están preocupadas por las "ventajas concedidas" a la firma gala y dicen que "exceden" lo previsto en un Procedimiento Preventivo de Crisis normal

A este respecto, CAS y Fasa recuerdan que sus socios están haciendo frente a numerosas "dificultades" derivadas de la "caída del consumo y los desmesurados aumentos de costes", a lo que se suma "la competencia del comercio ilegal y de grandes cadenas cuyo objetivo es apoderarse de la totalidad del mercado, si les fuera posible", sentencian.

Advierten incluso que existe un riesgo concreto de que esta situación de crisis del sector "termine favoreciendo al proceso de concentración que destruye a empresas nacionales que reinvierten en el país en lugar de enviar regalías al exterior".

"QUEJAS DE PUNTA A PUNTA"

Ricardo Zorzón, nuevo presidente de la Cámara Argentina de Supermercados lo ha dejado claro: "Nosotros estamos teniendo el mismo problema que Carrefour o incluso un problema más grave, porque ellos son grandes y tienen más poder de compra y por lo tanto consiguen mejores precios. Nos está molestando mucho la serie de beneficios que se les pretende dar, hay quejas de punta a punta en todo el país. Queremos igualdad ante la ley, o sea, recibir también ese trato", declaró a Página12.

Por su parte, CNN recuerda que la filial argentina de Carrefour es la mayor cadena de supermercados del país y que sus empleados "nos saben qué pasará con su trabajo". La cadena francesa negocia ahora con sindicatos y autoridades para reimplulsar su crecimiento ya que, según indica, atraviesa una "situación financiera compleja tras tres años de pérdidas". La empresa tiene casi 600 sucursales en el país y unos 20.000 empleados.

"Muchos de los Express o Market e incluso algunos híper obtienen rentabilidad, con lo que no habría motivo para cerrarlos"

Mario Amado, delegado gremial de Carrefour de la sucursal Warnes apunta que el problema se halla en los hipermercados y en la posibilidad de reconvertir 16 de estos establecimientos minoristas en mayoristas. "Carrefour sigue con la idea de cerrar algunas sucursales, pero serán aquellas que sean alquiladas y deficitarias. Sin embargo, muchos de los Express o Market e incluso algunos híper obtienen rentabilidad, con lo que no habría motivo para cerrarlos", apostilla el delegado.

"ENCUBRIR SU INEFICIENCIA"

Crítica muy negativa sobre este tema es la que escribe Gonzalo Espinosa Paz y que recoge Infobae. En ella, el abogado señala que la cadena gala se ha aprovechado "claramente" de la difícil coyuntura en la que se encuentran los argentinos y se ha presentado ante la autoridad competente "denunciando una supuesta crisis que lo obligaría a despedir a cerca de 3.000 empleados", señala.

En opinión de Espinosa, esta actuación responde al plan estratégico ideado por la casa matriz, denominado Carrefour 2022, y que consiste en "simplificar a nivel mundial su organización mediante la racionalización de las sedes y el enfoque en la transformación digital para convertirse en el líder del comercio electrónico, en el que se incluye la desvinculación de miles de trabajadores en el mundo".

"Todos sabemos el enorme esfuerzo que se está haciendo en nuestro país para combatir el desempleo y aquí radica el centro de la estrategia de presión de esta empresa, que sostiene haber tenido resultados negativos durante los tres últimos ejercicios, e intenta esconder o encubrir su propia ineficiencia", argumenta, recordando que ya no se habla de los más de 30 años de crecimiento y expansión de la cadena, ni de los "suculentos fondos" que debe haber transferido a su central.

"Para Carrefour, la culpa de su supuesta crisis, es solo imputable al Gobierno y no a las evidentes capacidades disminuidas de este Grupo para adecuarse a las diferentes realidades coyunturales que se presentan en el país, como lo han hecho el resto de las cadenas de supermercados, nacionales e internacionales, por no hablar de los medianos y pequeños empresarios o comerciantes del sector", apostilla el abogado.

"Para Carrefour, la culpa de su supuesta crisis, es solo imputable al Gobierno y no a las evidentes capacidades disminuidas de este Grupo"

Gonzalo Espinosa alude igualmente a la exigencia de Carrefour al Ejecutivo argentino de que sea este el que "financie, apoye o sostenga a la empresa, vía reducción de cargas sociales y otorgamiento de subsidios, entre otros beneficios excepcionales" y ha solicitado ser incluida en el Repro (Programa de Recuperación Productiva), un subsidio que otorga el Estado a empresas en crisis, para que no despidan personal, haciéndose cargo de una parte de la remuneración de estos.

Por ello, Espinosa asegura que es finalmente el pueblo argentino quien deberá sumar a su ya crítica situación (inflación, retraso salarial, presión impositiva, etc.) "el tener que afrontar los costes de reducción que pretende un multimillonario grupo multinacional". "El Gobierno no puede dejarse engañar ni ser cómplice de la estrategia implementada por esta empresa", concluye.

MÁS COMERCIO ELECTRÓNICO

El diario El Tribuno analiza también el caso de Carrefour en Argentina y señala que el foco, de ahora en adelante estará en la trasformación de parte de sus hipermercados en mayoristas y en el recorte de plantillas de tiendas Express y Market.

Pero la cuestión no queda aquí: "Se especula que habrá un profundo cambio en la administración local de la compañía. Después del desembarco en Argentina del CEO de origen francés Rami Baitieh se esperan en las próximas semanas más cambios en el management. La nueva conducción ejecutaría a rajatabla el plan de negocios global de la firma que incluye no sólo disminuir la estructura sino también el impulso del comercio electrónico", señala este medio.

A este respecto, el diario pone énfasis en el futuro de los activos que dejará Carrefour: "Si bien es cierto que suena el gigante del comercio electrónico Amazon como posible absorbente, la realidad demuestra que en este contexto de negocios es una posibilidad más factible para Europa que para Argentina", puntualiza.

Los empleados de Carrefour en Argentina han "desatado la rebelión" en contra del cierre masivo de tiendas

Por lo que se refiere a las protestas de los empleados de la cadena gala, "que desataron la rebelión en contra del cierre masivo de tiendas", este medio recoge que consideran que el acuerdo es "insuficiente" porque otorga pocos beneficios para los trabajadores que opten por el retiro voluntario. Asimismo, también hay dudas respecto al "hasta 150%" que se abonaría respecto a lo que les hubiera correspondido en caso de despido improcedente, porque los delegados especulan que ese porcentaje "sería para unos pocos".

A la vista de todo esto, el caso Carrefour en Argentina parece que vaya a convertirse más bien en un culebrón del que apenas se han conocido los primeros capítulos. El tiempo lo dirá todo.

Lo más

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña