Retailers | El comercio despunta en inversión en la Industria 4.0

Más de la mitad de las compañías españolas utilizarán tecnologías disruptivas en un plazo de tres o cinco años.

Panel de expertos convocado por Zerintia Technologies
Panel de expertos convocado por Zerintia Technologies

El comercio es uno de los sectores que más proyectos está impulsando en España dentro de la llamada industria inteligente, también conocida como Industria 4.0. En un plazo de entre tres y cinco años, más de la mitad de las compañías españolas ya utilizarán tecnologías disruptivas como wearables, realidad mixta e inteligencia artificial.

Así lo pone de relieve el panel de expertos convocado por Zerintia Technologies, que destaca igualmente el desarrollo en este ámbito de las industrias del automóvil, salud y banca.

Entre las innovaciones que están por venir en el sector consumo, destaca el poder de captar datos dentro y fuera de la tienda con Internet of Things (IoT), o Internet de las Cosas, para conocer los hábitos de consumo de los clientes y ofrecer mejores experiencias de compra. También enumera avances como el pago con wearables, la conexión entre tarjetas de crédito y biometrías para incrementar la seguridad en el pago y los pagos invisibles en establecimientos provistos de sensores.

Dentro de tres años, la tecnología wearable podría generar 34.000 millones de dólares anuales, según Forbes. Una de las soluciones con más potencial serán las gafas inteligentes, que podrían facturar 8.130 millones de dólares en 2022, de acuerdo con las previsiones de MarketsandMarkets.

La patronal CEOE asegura que un pacto de Estado para la digitalización en España crearía 250.000 nuevos puestos de trabajo en 2020 y contribuiría a aumentar un 3,2% el PIB.

Todo ello puede logar que la Industria 4.0 eleve la productividad un 30%. Además, las mermas por errores logísticos o administrativos se pueden reducir hasta un 49% y la eficiencia operativa se incrementaría un 82%.

Los ponentes del panel coinciden en señalar los retos para el despegue definitivo de la tecnología disruptiva. Por ejemplo, la interconexión entre distintos dispositivos y la capacidad para analizar el gran volumen de datos que la tecnología wearable es capaz de recoger desde las líneas de producción o desde la muñeca de los trabajadores. De hecho, actualmente las compañías únicamente aprovechan el 1% de los datos que captan con IoT. La ciberseguridad y el cifrado de datos es otro factor capital.

Asimismo, los expertos rechazan que la digitalización suponga una pérdida de puestos de trabajo y recalcan que la principal preocupación debe pasar por el reciclaje profesional para incorporar las nuevas tecnologías en los procesos productivos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña