Retailers | Cómo preparar con éxito la campaña Black Friday 2016

Prodware aconseja no considerar este evento como una amenaza, sino como una oportunidad para incrementar las ventas.

La nueva campaña del Black Friday se celebra el 25 de noviembre
La nueva campaña del Black Friday se celebra el 25 de noviembre

El próximo 25 de septiembre es una fecha muy esperada por los consumidores. Vuelve el Black Friday y el comercio minorista tiene que estar preparado para ese aumento de la demanda que se avecina. La competencia es feroz y el reto está servido. Entonces, ¿qué deben tener en cuenta los retailers para tener éxito en esta nueva campaña?

Prodware afirma que una “buena estrategia de organización” permitirá “impulsar las ventas, fidelizar al cliente y mejorar la imagen de marca”. El especialista en soluciones de gestión empresarial aconseja, además, no considerar el Black Friday como una amenaza sino como una oportunidad para incrementar las ventas de temporada y fidelizar al cliente de cara a los periodos de Navidad y rebajas.

Para saber cómo hacer frente a la inversión, compensar la bajada de márgenes de venta y reducir riesgos ello, ha recopilado estos cuatro consejos:

1.- Reforzar los servidores: Durante el periodo de promoción, se producen importantes picos de tráfico en los canales digitales de venta, ya sea en la página web o en las aplicaciones móviles. Para que esta situación no impida alcanzar o superar las previsiones, es indispensable asegurarse de que estos soportes estarán disponibles de forma ininterrumpida. Evitar posibles caídas de servicio exige mejorar la potencia y optimizar tus canales para que consuman menos recursos. Una alternativa interesante es utilizar recursos en la nube.

2.- Planificar el aprovisionamiento: Ante un aumento puntual de la demanda, es necesario disponer de suficientes existencias para atender todas las peticiones en la fecha señalada. Por eso, gestionar con precisión el aprovisionamiento de stock es uno de los elementos esenciales para conseguir los mejores resultados.

3.- Controlar la entrega de pedidos: Perfeccionar la provisión de existencias sirve de poco si los productos no llegan a tiempo al consumidor. Si bien los departamentos de logística deben estar preparados ante un incremento puntual, un pico de demanda puede saturar los sistemas de mensajería y retrasar los envíos. Para garantizar la calidad del servicio, los retailers deben controlar todo el proceso, tanto si se desarrolla con recursos internos como subcontratando el servicio.

4.- Garantizar la atención al cliente: Un aumento del tráfico y de las ventas incrementa el número de consultas de los consumidores, que cada vez cuentan con más canales para comunicarse con la empresa (por correo electrónico, redes sociales, la página web…). Si el objetivo del retailer va más allá de incrementar las ventas y busca fidelizar al cliente, deberá reforzar sus servicios de atención para solucionar de forma ágil posibles incidencias o dudas.

La afluencia a los centros comerciales subió el 18% el 'Viernes Negro'

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña