Retailers | Consum empieza a desterrar el plástico de sus supermercados

La cadena reducirá el 80% el plástico que pone en el mercado con sus nuevas bolsas recicladas y está eliminando los vasos, platos, cubiertos y pajitas de plástico de un solo uso.

Una clienta de Consum con bolsa de plástico reciclado
Una clienta de Consum con bolsa de plástico reciclado

Consum reducirá un 80% el plástico que pone en el mercado por la sustitución de sus bolsas de plástico porta-compra por otras recicladas frente a las que tenía anteriormente. Desde este miércoles, la cooperativa ofrece en todas sus tiendas bolsas realizadas con más de un 70% de plástico reciclado y estima que esta sustitución supondrá un ahorro de 873 toneladas de plástico al año.

Las nuevas bolsas están hechas de un único material reciclado, con tintas al agua, hecho que las hace más sostenibles y fácilmente reciclables. De esta manera, la cadena de supermercados pone a disposición de sus clientes dos tipos de bolsas de plástico reciclado: una pequeña a 0,05 euros y otra grande, a 0,10 euros, reutilizable de más de 15 usos. También ofrece una bolsa de papel reciclado a 0,10 euros, implantada en todas sus tiendas desde diciembre de 2018.

Consum lanzará en julio una nueva bolsa que sustituya a la de rafia, que será de plástico 100% reciclado, de fabricación nacional

Por otra parte, la enseña trabaja ya en otras medidas sostenibles y lanzará en julio una nueva bolsa que sustituya a la de rafia, que será de plástico 100% reciclado, de fabricación nacional, con lo que minimizará su huella de carbono. La compañía busca que las bolsas de plástico reciclado sean fabricadas de la recuperación de material plástico de la propia empresa, apostando así por la economía circular y reduciendo el plástico generado.

ALTERNATIVAS A LOS MONO USO

La cooperativa también va a eliminar progresivamente los vasos, platos, cubiertos y pajitas de plástico de un solo uso y los va a sustituir por otros compostables, biodegradables y/o reutilizables, dos años antes de lo que exige la normativa. Esto supondrá que dejará de poner en el mercado unas 344 toneladas de plástico al año.

Además, ha eliminado todos los tipos de Bisfenol de los tickets de caja, los rollos de las balanzas y de sus etiquetas para las frutas, verduras y horno. La enseña comenzó a eliminar este componente de esos materiales hace tres años, proceso que culmina ahora. Además, el papel de los tickets contará con la certificación FSC (Forest Stewardship Council) que acredita y garantiza que proviene de bosques sostenibles.

De este modo, la cadena se adelanta a las especificaciones europeas que buscan reciclar el 50% de sus residuos en 2020 y el 70% en 2030 e intenta cada año minimizar sus efectos sobre el entorno. Consum disminuyó en un 24,3% su huella de carbono en 2017, sobre todo, por la incorporación de gases refrigerantes de temperatura negativa, alimentada con CO2, en las nuevas aperturas y supermercados ecoeficientes.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña