Retailers | Cuando un súper suspende en desperdicio alimentario

Un ranking valora los hábitos en esta materia de las cadenas de supermercados británicos. Waitrose, la peor de todas.

Interior de una tienda Waitrose
Interior de una tienda Waitrose

El desperdicio alimentario es un problema sobre el que está muy sensibilizado el sector de la distribución y algo sobre lo que están cada vez más involucrados los consumidores, por lo que recibir una mala nota en esta materia es muy mala noticia para cualquier cadena de supermercados. De ahí que Waitrose esté con la cabeza baja estos últimos días, después de conocer que es la compañía de distribución que peor está abordando el desperdicio en Reino Unido.

El movimiento Feedback Global, que trabaja desde 2009 en la lucha contra el desperdicio alimentario, es el autor de informe, basado en las prácticas hechas públicas por los supermercados para reducir el desperdicio alimentario. Si Waitrose sale mal parada, es Tesco la que recibe el sobresaliente en el estudio, seguida de Sainsbury's y Aldi. Lidl, Asda y Morrisons están en una parte intermedia de la tabla, mientras que Co-op, Marks & Spencer e Iceland superan por poco a Waitrose, pero también tienen aspectos que mejorar.

El ranking evaluó a los supermercados frente a cuatro categorías de buenas prácticas para abordar el desperdicio: medición y publicación de datos sobre el desperdicio de alimentos en su cadena de suministro; medidas para garantizar que los alimentos excedentes comestibles lleguen a las personas necesitadas a través de obras de caridad en lugar de tirarlos o medidas para redirigir el excedente adecuado de alimentos no comestibles que se destinará a la alimentación animal.

Si Tesco ha salido tan bien parada es, entre otras cosas, por ser la primera cadena con datos sobre residuos alimentarios auditados por terceros, por ser la también la primera en suscribirse al Objetivo de Desarrollo Sostenible de reducir a la mitad los alimentos desperdiciados para el 2030, por comprometerse a extender la transparencia para incluir la medición del desperdicio de alimentos en su cadena de suministro, por donar alimentos a personas necesitadas o por trabajar junto a proveedores en la toma de medidas contra el desperdicio, con iniciativas como el marketing de productos de temporada.

Por su parte, el suspenso de Waitrose se debe a la escasa información que facilita sobre su desperdicio alimentario, por no redistribuir alimentos sobrantes o por no tener un programa que permita enviar alimentos excedentes a la alimentación de animales.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña