Trendrinks | Heineken se apunta a la tecnología contra el desperdicio

Se convierte en la primera compañía de gran consumo que implementa en España la tecnología de Winnow, que permite reducir entre un 40% y un 70% el desperdicio de comida.

Fábrica de Heineken en Sevilla
Fábrica de Heineken en Sevilla

Coincidiendo con el Día Internacional contra el Desperdicio Alimentario (Stop Food Waste Day), que se celebra este miércoles, Heineken España se suma a la lucha contra este problema. Para ello, ha firmado una alianza con ISS Iberia, partner para los servicios de restauración en cuatro de sus centros de trabajo, convirtiéndose en la primera empresa que implementa la solución de Winnow en España. Esta tecnología permite medir los kilos de comida que se van a tirar, su valor y su potencial impacto medioambiental, permitiendo a los servicios de restauración reducir entre un 40% y un 70% el desperdicio de comida.

En concreto, Winnow optimiza los procesos de aprovechamiento de comida a través de un sencillo método que combina el análisis, la automatización y la predicción de datos. El sistema consiste en una báscula electrónica que detecta el origen del desperdicio alimentario gracias a la medición, registrando los datos a través de una pantalla táctil.

Esta primera fase se complementa con una serie de informes y análisis que inspiran al equipo a tomar decisiones más inteligentes apoyándose en las tendencias y en su nivel de cumplimiento de objetivos. Así, ayuda al usuario a reducir costes económicos y ambientales, generando una mayor concienciación y un comportamiento más responsable que, por extensión, se amplía también al consumidor.

CINCO JÓVENES TALENTOS

La implantación de esta solución se realizará en los comedores y cocinas de las fábricas y oficinas que la cervecera tiene en Madrid, Sevilla y Valencia. Además de utilizar esta herramienta, la iniciativa pretende conseguir un objetivo de reducción del 100% para alcanzar la sostenibilidad total a través de medidas como la separación de residuos orgánicos y el estudio de otras opciones de aprovechamiento, que estarán coordinadas por equipos internos de Heineken.

Cinco jóvenes trabajadores de las áreas de Energía, Packaging, Calidad e Ingeniería han sido elegidos para desarrollar este proyecto

Cinco jóvenes talentos -trabajadores menores de 35 años en las áreas de Energía, Packaging, Calidad e Ingeniería- han sido elegidos para desarrollar este proyecto y coordinar la implantación de posibles actuaciones como la reutilización de comidas sobrantes a través de servicios de take-away, donaciones a ONG o su reciclaje como residuo compostable.

"El desperdicio alimentario es un grave problema mundial en el que todos, organizaciones y ciudadanos, debemos aportar nuestro grano de arena. Se estima que su impacto ambiental es responsable de aproximadamente el 8% de los gases de efecto invernadero y que cerca de 810 millones de personas pasan hambre en el mundo, pero la sensibilidad social sobre este asunto aún es muy limitada. Las empresas también deben contribuir a generar una mayor concienciación y hemos creído que la mejor forma de hacerlo es involucrando a los más de 2.200 empleados que conforman nuestra plantilla y, por extensión, a sus familiares y conocidos", apunta Mauricio Domínguez Adame, director de Responsabilidad Social de Heineken España.

La primera fase del proyecto, que concluirá a final de año, permitirá a ambas compañías, según indica la cervecera, "sentar las bases de un modelo exportable a sus clientes, incrementando el valor de la relación que la cervecera mantiene con el hostelero y ayudándole a tomar decisiones más inteligentes en la gestión de su negocio, desde una perspectiva ecológica y económica".

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña