Fabricantes | Agricultores y ganaderos alertan del "estancamiento" del consumo de alimentos

Unión de Uniones explica esta situación por el "aumento del precio de los alimentos" al consumidor y cree que la "crisis" del sector productor se puede ver agravada por el acuerdo UE- Mercosur.

Clienta en la sección de carnes de un supermercado
Clienta en la sección de carnes de un supermercado

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha alertado del "estancamiento" del consumo de alimentos en el hogar en los últimos cuatro años tras analizar los datos del Informe de Consumo Alimentario en España 2018 presentado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (Mapa).

La organización resalta que mientras que el gasto económico en el hogar aumentó el 1,6 % respecto a 2017 llegando a los 68.538,09 millones de euros, el volumen de los alimentos comprados descendió el 0,2 %, lo que implica que el incremento de gasto se debió a un "aumento del precio de los alimentos" al consumidor.

La organización pone el acento en la disminución del consumo de carne fresca de vacuno (-5,2 %), así como de ovino y caprino (-8,5 %) y de conejo (-16,4 %), lo que indica que los hogares están dando menos prioridad a este tipo de alimentos, ricos en proteínas y fundamentales en la dieta mediterránea, a pesar de las campañas de promoción que están realizando las interprofesionales "y que no están siendo todo lo eficaces que sería deseable", señala.

Este descenso no se ha producido, en cambio, en las carnes transformadas, que han incrementado su consumo, lo que ha provocado su crecimiento tanto en volumen (1,9 %) como valor (2,4 %).

ACUERDO CON MERCOSUR

Unión de Uniones considera que la "crisis" de estos sectores se ve parcialmente mitigada en algunos casos por la exportación, pero puede verse agravada notablemente en los próximos años como consecuencia del acuerdo para el sector con Mercosur. Un acuerdo del que, según el criterio de la organización, los políticos estarían hablando con una "evidente superficialidad y sin que se hayan realizado estudios rigurosos del impacto en la agricultura y ganadería".

Asimismo, las causas de estos cambios de consumo son diversas y, no solo tiene que ver con los precios al consumidor, ya que las tendencias culturales, el cambio del tipo de vida en las nuevas generaciones o el poder adquisitivo de las familias son "factores determinantes", añade esta entidad.

El descenso del consumo no se da en el caso del aceite de oliva virgen extra, que ha mostrado un aumento positivo del 7,2 %

No obstante, el descenso de consumo de alimentos principales de la dieta mediterránea no se da en todas los productos, ya que el aceite de oliva virgen extra ha mostrado un aumento positivo del 7,2 %, incrementando el conjunto del consumo de aceite de oliva en casi el 4 %.

Los agricultores y ganaderos achacan estos cambios al descenso de los precios (el 4 %) así como a un mayor conocimiento e información por parte de los consumidores de los beneficios y bondades del AOVE que han de ser aún reforzados.

De este aumento del consumo se ha visto beneficiados solo la industria y la distribución, por lo que la organización insta al Ministerio a poner sobre la mesa la revisión de la Ley de la Cadena Alimentaria y otras medidas solicitadas por el sector olivarero.

El "mal funcionamiento" de la cadena alimentaria, asimismo, se muestra relevante en el caso de la leche, Mientras que en los últimos cuatro años ha bajado el precio a los productores el 17,3%, al consumidor se le ha subido el 1,6%, argumenta la organización.

PAIS VASO Y CATALUÑA, EL MAYOR GASTO

En 2018, las comunidades autónomas que están las primeras en el gasto de alimentación en el hogar siguen siendo País Vasco y Cataluña, con 1.717,15 y 1.752,3 euros por persona y año respectivamente, mientras que Galicia, respecto a 2017, ha sustituido a Cantabria en la tercera posición, situándose con un gasto de 1.625,1 euros por persona y año. Por su parte, Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha, siguen ocupando los últimos puestos, con gastos en alimentación de 1.220,9; 1.332,4; y 1.343,8 euros por persona y año, respectivamente.

Respecto al consumo de carne fresca, el consumo medio per cápita es de 33,48 kg/ persona año, siendo los hogares de Galicia, Aragón y Castilla y León los que más la consumen, donde coincide que hay mayor tradición ganadera.

Esta coincidencia no se da en el aceite de oliva virgen extra, ya que Cantabria es la comunidad con mayor consumo per cápita (5,34 litros por persona al año), seguida del País Vasco (4,05 litros). Andalucía, principal productor, se encuentra en la tercera posición, con un consumo per cápita de 3,67 litros.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña