Fabricantes | Cuétara y Cabronazi: cuando el marketing no sale nada bien...

La unión de ambas marcas no ha sentado nada bien a la firma de alimentación, que ha recibido cientos de críticas.

Web de la promoción entre Cuétara y Cabronazi
Web de la promoción entre Cuétara y Cabronazi

No ha estado Cuétara nada acertada, al menos no ha calculado bien el impacto, por su última campaña en la que ha asociado sus cereales Choco Flakes con Cabronazi, polémica empresa que suma varios perfiles de humor en redes sociales con millones de seguidores. Las críticas a la firma de alimentación no han parado desde que se ha viralizado la iniciativa, lo cual ha llevado a la marca a cancelar la promoción para no engordar aún más el problema.

Os contamos. La campaña de Cuétara destinada al público adolescente consistía en un concurso de memes con la mascota de Choco Flakes y para anunciar la promoción la vestía igual que la imagen conocida de Cabronazi: un Hitler vestido de rosa con unas peculiares gafas y unos cuernos de cabra. Entre los premios: gorras, camisetas, sudaderas o auriculares.

El problema ha venido con la compañía elegida por Cuétara. Cabronazi tiene, como decíamos, millones de seguidores en redes sociales, pero suma otros tantos detractores, que han criticado desde hace tiempo el uso que hace de contenido ajeno sin citar la autoría. Hablamos de una empresa que, a base de publicar posts de humor, facturó el año pasado cerca de 370.000 euros, logrando un modesto beneficio de 1.800 euros. En 2016 facturó más: 475.000 euros. Tal y como consta en el Registro Mercantil, la marca Cabronazi pertenece a la compañía Cabsodisa SL, cuyo administrador es Carlos Soria Bernardo.

Como muchos de sus críticos dicen, esa interesante facturación de Cabronazi, sobre todo por su actividad en Facebook (12,4 millones de seguidores), se consigue por "apropiación indebida de material audiovisual". Así que la idea de Cuétara no ha sido bien vista por muchos consumidores que no entienden cómo una firma de alimentación se ha asociado con una marca 'sospechosa' que, encima, tiene como logo principal la imagen de Adolf Hitler.

Viendo la popularidad de Cabronazi entre el público joven, es de suponer que Cuétara viera con buenos ojos asociar su mascota gamberra con un perfil gamberro muy popular en las redes sociales. La jugada no le ha salido del todo bien y ha decidido cancelar la campaña tras la acumulación de críticas. Ha habido, incluso, llamamientos al boicot.

"Sentimos mucho si esta colaboración ha podido ofender a alguno de nuestros consumidores y pedimos disculpas"

Era una "acción puntual y limitada", dice Cuétara en un comunicado. "Hemos realizado una acción con un tono desenfadado basada en el característico y popular humor de Cabroworld (firma asociada con Cabronazi y perteneciente a Cabsodisa SL), que cuenta con más de 24 millones de seguidores y con gran aceptación entre el público más joven. Sentimos mucho si esta colaboración ha podido ofender a alguno de nuestros consumidores y pedimos disculpas. Hemos procedido a detener la comercialización de esta edición limitada", dice Cuétara.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña