Fabricantes | Escándalo Lactalis: podría haber casos desde el año 2005

La contaminación por salmonela de miles de productos para bebés podría venir de hace 13 años. Duro golpe económico para Lactalis.

Una fábrica del Grupo Lactalis
Una fábrica del Grupo Lactalis

El 'escándalo Lactalis' ha sumado un nuevo episodio después de que el consejero delegado del grupo lácteo francés, Emmanuel Besnier, haya reconocido que la empresa no descarta que bebés hayan consumido productos contaminados de la firma desde el año 2005. Además, señala que este caso podría llegar a costar a la compañía "varios cientos de millones".

En una entrevista concedida al periódico Les Echos, Besnier asegura que está viviendo "la mayor crisis" en toda su carrera profesional. "Nuestra primera responsabilidad es la de llevar al mercado productos cien por cien seguros", ha añadido.

Hay que recordar que el 'caso Lactalis' ha provocado la retirada masiva en varios países de leches infantiles del grupo por riesgo de contaminación por salmonela. Todos los productos retirados provienen de la planta francesa de Caon, donde se detectó el foco de la infección en una torre de secado.

"Nuestra primera responsabilidad es la de llevar al mercado productos cien por cien seguros"

Solo en Francia se han identificado 37 casos, todos los cuales han sido confirmados. Todos los casos tenían síntomas gastrointestinales y no hubo ningún caso de infección del torrente sanguíneo o meningitis. Casi todos tenían diarrea (34 casos), 23 tenían diarrea sanguinolenta, 26 fiebre y 13 vómitos.

El pasado 12 de enero se confirmó el primer caso de un bebé español. La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aecosan) mantiene abierta la alerta alimentaria por si hay más incidencias y se han retirado miles de productos puestos a la venta para evitar riesgos. Los lotes afectados en nuestro país ascienden a un total de 37 referencias de las marcas Sanutri, Damira y Puleva Bebé, entre otros productos, así como a un módulo de nutrición a base de maltodextrina en polvo. Todos ellos se venden de forma exclusiva en farmacias y parafarmacias.

El origen

Según Emmanuel Besnier, unas obras realizadas en la planta de Caon liberaron la bacteria en toda la fábrica, contaminando equipamientos móviles usados para producir pequeñas series de leche infantil. Al parecer, la bacteria detectada en los últimos meses puede ser la misma que se detectó en la planta en 2005, cuando aún no pertenecía a Lactalis.

El grupo francés afirma que desconocía la existencia de una contaminación hace trece años y por ello no descarta que desde 2005 haya más bebés que hayan consumido leche en mal estado.

"Nos cuesta mucho entender cómo 16.000 análisis hechos en 2017 no detectaron nada. Dudamos de la sensibilidad de esos test. No es posible que no hubiera ningún positivo", ha comentado. Por ello, ha anunciado que Lactalis cerrará la torre de secado contaminada "tras las alertas de 2005 y 2017". También se reforzarán los programas de control.

"Nos cuesta mucho entender cómo 16.000 análisis hechos en 2017 no detectaron nada. Dudamos de la sensibilidad de esos test"

Sobre las pérdidas económicas, el máximo ejecutivo de Lactalis apunta que "no se pueden decir definitivamente, pero serán muy onerosas. Varios cientos de millones de euros".

Asimismo, el consejero delegado de Lactalis ha reconocido que la compañía se enfrenta a numerosas reclamaciones, aunque no ha ofrecido más detalles al respecto. Hace un mes, el grupo lácteo ofrecía una compensación económica a los afectados por la salmonella.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña