FOOD_SERVICE_FOOD_RETAIL
FOOD_SERVICE_FOOD_RETAIL_600x120

Horeca | Cubiertos comestibles, el fin del residuo en hostelería

La startup Gloop ha lanzado estas soluciones en algunas grandes cadenas de cafeterías, heladerías u hoteleras, como es el caso de Iberostar.

Cubiertos comestibles, el fin del residuo en hostelería
Cubiertos comestibles, el fin del residuo en hostelería

La i+D en las diferentes industrias de los alimentos está provocando una auténtica revolución. Aunque ya conocemos desde hace años algunas soluciones como los cubiertos comestibles, es ahora cuando se están popularizando. No olvidemos que en España cada día se consumen 13 millones de pajitas, es decir más de 100 pajitas por persona cada año, un producto de plástico que tarda hasta 500 años en degradarse por completo. Por eso, todo el desarrollo de producto que durante los últimos años han realizado las diferentes compañías del sector ha provocado un panorama mucho más cercano a la eliminación de los residuos en hostelería.

A este respecto, cabe citar el trabajo desarrollado por la startup Gloop que está revolucionando el sector con sus productos, como sus pajitas o cucharillas que se pueden comer. Con apenas dos años de trayectoria ya están implantando sus soluciones en algunas grandes cadenas de cafeterías, heladerías u hoteleras, como es el caso de Iberostar, según recoge Hostelco en sus Horeca Stories.

El desarrollo de estas innovaciones ha conseguido un resultado mucho más agradable para el consumidor y con unos costes que se van acercando ya a los de otros productos desechables como la madera o el bambú.

Hernán Hernández, CEO de Gloop, explica los comienzos de esta innovación: "Nos dimos cuenta de que la cuchara la usaban millones de personas y que tenía muy buen encaje en las heladerías, además era algo coherente ya que tras comerte el helado puedes comerte también la cuchara como si fuera una galleta".

Con esta idea inicial, la startup ha llegado a 2023 sacando unos prototipos de pajitas "que se están comportando muy bien", indica Hernández. "Tienen una habilidad correcta y aguantan más de media hora en una bebida. A finales de este año o principos del que viene también sacaremos el removedor de café", avanza señalando que este utensilio sustituiría a las paletinas de madera y al final se puede consumir o desechar, pero como componente orgánico.

El boca a boca es de gran importancia para dar a conocer estos productos en las redes sociales. El CEO de Gloop lo reconoce: "Oye, pues el otro día fui a tomar un café a tal sitio y me comí el removedor y se lo cuenta a su vecino, amigo o familiar y esa persona, por curiosidad, vuelve a ir y a repetir la experiencia o recomienda ese lugar". Precisamente las reseñas de este tipo en la red las considera "muy importantes para posicionar un negocio y que la gente vaya" al tiempo que da valos a la marca desde la perspectiva de la sostenibilidad.

La startup también ha realizado una prueba para conocer de primera mano cuáles son las preferencias del cliente a este respecto, llegando a la conclusión de que el 90% de la clientela optaba por un producto comestible frente a otro de madera.

El recorrido para llegar a presentar este tipo de productos ha requerido también contar con un equipo de ingenieros y la clave de todo el desarrollo la resume Hernández en la constante "prueba error".

Ingredientes de las pajitas comestibles
Ingredientes de las pajitas comestibles de Gloop

IBEROSTAR SE SUMA AL PROYECTO

Como mentábamos al principio, la cadena hotelera Iberostar ha comenzado a implantar estas soluciones. Pepe Macías, director corporativo de Bares Iberostar Group, explica que a lo largo de este año la compañía lo ha llevado a la práctica en seis hoteles de Mallorca, en concreto donde puede tener más consumo y aporta valor, "sobre todo en heladerías y en los bares piscina, donde hay mayor demanda".

"Que puedas tener una pajita o una cucharilla que después de utilizarla te la puedas comer, y aparte esté rica y sea vegana o sin gluten, hace que el cliente esté encantado", añade.

La cadena realiza siempre pruebas de estas novedades en algunos hoteles del grupo con personal y clientes. Así, en 2024 la previsión es abarcar todos los hoteles de Canarias de esta firma y también los que tiene en la península y en Portugal.

Por lo que respecta al precio, Gloop sabe que tiene que conseguir que sea "lo más competitivo posible con las otras alternativas, como puede ser en este caso la madera o el cartón", señala el CEO de esta firma. "El año pasado la cuchara la vendíamos entre cinco y seis céntimos, en 2023 ha estado alrededor de los cuatro céntimos y para 2024 esperamos dejarla en tres céntimos, exactamente el precio que tienen alternativas como la madera o el bambú", explica.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña