Horeca | La hostelería tiembla ante el cierre de comercios en Cataluña y el posible toque de queda en Madrid

Navarra, la última en anunciar nuevas restricciones al sector, solo permitirá mantener la actividad de bares, restaurantes y cafeterías para venta de pan y de comida a domicilio hasta las 21 horas.

Mesas vacías en la terraza de un restaurante
Mesas vacías en la terraza de un restaurante

El sector de la hostelería atraviesa uno de los momentos más duros de su historia a consecuencia de las restricciones cada vez mayores que las autoridades están imponiendo para contener los contagios por la pandemia de Covid-19. A la situación vivida desde el pasado mes de marzo se suman ahora las medidas que se están implantando ya en comunidades como Cataluña (como el cierre de bares y restaurantes o de comercios) hasta las que amenazan con producirse en Madrid, donde se avecina la posibilidad del toque de queda.

En concreto, la Generalitat ha ordenado que los comercios de Cataluña abiertos 24 horas (incluidas las tiendas en gasolineras) cierren a las 22 horas –y reabran a las 7 horas–. Con ello se pretende evitar la venta de alcohol a jóvenes, recoge La Vanguardia. Por su parte, el cierre de bares y restaurantes ha trasladado el ocio nocturno al espacio público. En las últimas tres noches, la Guardia Urbana de Barcelona ha tenido que desalojar a un millar de personas que estaban haciendo botellones en la ciudad.

Asimismo, el Procicat, la autoridad que tiene la última palabra sobre qué medidas se han de adoptar para luchar contra el coronavirus en esta comunidad autónoma, ha especificado que en las áreas de servicio de autopistas y otras vías, las actividades de restauración se podrán prestar exclusivamente mediante servicios de entrega en el mismo establecimiento, sin utilizar los espacios interiores y garantizando en todo caso en el interior del establecimiento la entrega individual y separada a cada cliente.

Las autoridades catalanas no descartan la posibilidad de aplicar el estado de alarma en el caso de necesitar implementar restricciones a la libre circulación y han instado a que la ciudadanía demuestre que saben hacer las cosas bien.

MADRID Y OTRAS COMUNIDADES

El Ministerio de Sanidad, por su parte, confía en que las medidas de cierre nocturno de los locales de ocio y la restauración logren el mismo efecto que el toque de queda europeo. Aunque ya hay regiones, que han anticipado que no lo descartan. Madrid, por ejemplo, quiere que, en caso de aplicarlo, se respete el horario de cenas para causar el menor daño posible al sector de la hostelería, informa el diario ABC.

Madrid estudia la posibilidad de implantar el toque de queda a partir de las doce de la noche para no perjudicar más a la hostelería

De este modo, el toque de queda también está sobre la mesa en esta comunidad, aunque se estudia la posibilidad de implantar esta medida a partir de las doce de la noche. Los empresarios de la hostelería han reiterado en las últimas semanas que el horario actual, hasta las once de la noche, ya supone una merma notable para buena parte de los negocios. Esta medida sería, según fuentes del Gobierno regional, como alternativa al cierre total de la región, un extremo que la Comunidad rechaza de plano.

En Castilla y León, las autoridades consideran que ha de ser el Gobierno central y no las comunidades, el que imponga un posible toque de queda. "En este país, tendremos que tener decisiones pactadas, niveles amarillo, verde, rojo y, cuando alcanzas determinado nivel, tomas determinadas medidas y no podemos seguir en esta carrera de ocurrencias de unos y de otros. Yo cierro el bar, tú no lo cierras, yo perimetro, tú no petimetras. Esto no puede ser", ha manifestado Francisco Igea, vicepresidente de la Junta de Castilla y León.

En el País Vasco, el lendakari Iñigo Urkullu ha asegurado que no dudará en adoptar "todas las medidas que sean necesarias en cada momento". Por ahora, confía en que el cierre de bares a las 12 de la noche consiga un efecto positivo.

Y en Navarra, su presidenta, María Chivite, ha anunciado ya nuevas medidas para frenar el imparable avance de la Covid-19 en la Comunidad Foral. Por lo que afecta a la hostelería, bares, cafeterías y restaurantes solo podrán mantener la actividad para venta de pan y prensa y para venta de comida a domicilio hasta las 21 horas. Grandes superficies y centros comerciales, supermercados y comercio minorista no podrán superar el 40% del aforo máximo y su cierre se establece también a las 21 horas.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña