Industria auxiliar | El carrito Caroline: "Todas las familias merecen tener esta opción"

Se trata de un carrito que ayuda a hacer la compra en los supermercados a familias con personas dependientes.

El carrito Caroline: "Todas las familias merecen tener esta opción"
El carrito Caroline: "Todas las familias merecen tener esta opción"

"Quería dar a las familias con necesidades especiales una sensación de normalidad, aunque sea durante 30 minutos en un supermercado". Son palabras de Drew Ann Long, una madre estadounidense diseñadora de un carrito destinado para que familias con personas dependientes puedan hacer su compra diaria con todas las facilidades del mundo. De momento, su invento sobre todo está presente en Estados Unidos, aunque poco a poco está siendo exportado a tiendas de otros países. Es el carrito Caroline.

Su nombre se lo ha dado la hija de Drew Ann Long, que tiene síndrome de Rett. Al ir haciéndose mayor, su madre se dio cuenta de que los carritos estándar ya no servían para llevarla mientras hacía la compra en cualquier supermercado. "No puedo ser la única madre que necesita un carro especial", pensó, y entonces empezó a diseñar uno. Publicó sus bocetos en Facebook y la respuesta positiva de los usuarios le sirvió para animarse a solicitar una patente e iniciar la fabricación del Caroline's Cart.

Drew Ann Long, con su hija Caroline
Drew Ann Long, con su hija Caroline

En el año 2013, el nuevo carrito llegó a tiendas pequeñas de Estados Unidos, para extenderse poco a poco a todo el país y a grandes cadenas como Walmart, Target o Costco. También está presente en Canadá y otros cuatro países, el último de ellos Honduras, adonde el Caroline's Cart aterrizó en este mismo mes de octubre.

Sus promotores siempre han animado a los compradores a acudir a sus supermercados de referencia y pedir en las tiendas que dispongan de carritos como este para sus hijos con necesidades especiales. "No ha sido fácil. Hemos tenido que convencer a muchos retailers", dice Long en declaraciones a CBS News.

 

 

El carrito cuenta con un asiento en su parte trasera que ayuda a padres y cuidadores de personas dependientes a olvidarse de las sillas de ruedas mientras hacen sus compras. El asiento permite también un contacto directo con los niños o adultos con discapacidad para atenderles en el momento en el que puedan tener algún problema.

Drew Ann Long y su marido esperan que algún día todos los retailers del mundo puedan contar con carritos como el Caroline's Cart para "proporcionar una experiencia de compra de igualdad de oportunidades para que los padres y cuidadores de niños con necesidades especiales". "Todas las familias merecen tener esta opción", concluyen.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña