Retailers | La nueva censura: por qué Carrefour no tendría que haber retirado los disfraces

Carrefour ha retirado de su web un surtido de disfraces ante las críticas generadas en las redes sociales. Una vez más, una ocurrencia hace que un distribuidor ceda a la presión y censure sus propios productos.

Víctimas de la nueva censura: por qué Carrefour no tendría que haber retirado los disfraces
Víctimas de la nueva censura: por qué Carrefour no tendría que haber retirado los disfraces

Se acerca el Carnaval y, con él, una de las épocas doradas -junto a la Navidad- en cuanto a venta de disfraces. Es época de hacer el gamberro, vestirse de aquello que no somos y llenar las calles de demonios, curas, futbolistas, políticos o enfermeras. Atención, ¿alguien ha dicho enfermeras? Prepárense para un escarnio inquisitorial propio de las más selectas dictaduras.

La liebre saltó, como no, en Twitter, donde una usuaria, autodefinida en su biografía como periodista-humorista-feminista, dedicó su valioso tiempo a exponer en un hilo (sucesión de mensajes en esta red social) una serie de disfraces vendidos en la web de la cadena de distribución Carrefour que, a juicio de esta polifacética tuitera, suponen una "hipersexualización de las profesiones". Algo que, lamenta, "me ha hecho vomitar". No seré yo quien juzgue la sensibilidad estomacal de cada uno. 

La tuitera, por cierto, comenzó a fiscalizar estos disfraces a raíz de otro tuit, en esta ocasión de la cuenta 'Bombers per la República', en los que denunciaban la existencia de un disfraz de 'bombera' que llevaba falda en vez de pantalón. De repente, en su opinión, un simple disfraz se convertía en "una falta de respeto a las mujeres". Para quienes no sepan de la existencia de este grupo de bomberos, se trata del mismo colectivo que alentó y apoyó las protestas radicales en Cataluña tras el golpe de los separatistas (llegaron a dar consejos sobre cómo colapsar las infraestructuras).

Pues bien, con estos ingredientes y la fuerza de las redes sociales, la bola de nieve no tardó en crecer hasta llegar a Carrefour, que anunció la despublicación de este surtido de disfraces de su web con la consiguiente satisfacción de un colectivo que veía como se acababa el mundo por el hecho de que alguien quiera disfrazarse de bombera, presidiaria o policía con falda. Victoria para la tuitera enfadada.

NO, CARREFOUR NO TIENE QUE CEDER A ESTAS PRESIONES

En FoodRetail & Shoppers nos hemos puesto en contacto con Carrefour, que nos cuenta que, efectivamente, se trataba de un surtido ofrecido por un proveedor externo del marketplace de la cadena que ya han retirado del stock.

La pregunta es: ¿Por qué? ¿Acaso incumple ese proveedor los estándares de producción? ¿Se trata de un producto perjudicial para el consumidor? ¿Es contrario a la ley? La respuesta siempre es la misma: no, no y no. La única explicación de esta retirada es el ruido generado por una suerte de influencer (le siguen 23.000 seguidores en Twitter) que genera un precedente cuanto menos inquietante. ¿Qué pasará cuando a esta u otra señora le apetezca criticar arbitrariamente la ropa de cama, los productos alimentarios o la comida para mascotas? ¿Procederá Carrefour también a su retirada?

El consumidor de hoy en día, como el de ayer y el de mañana, es soberano y los retailers deben adaptarse a sus gustos si quieren llegar a él. Pero eso no implica que un distribuidor ceda ante presiones artificiales -y en muchos casos interesadas- alimentadas por las redes sociales. Todos tenemos en la cabeza al 'influencer' que quería acabar de un plumazo con los ultraprocesados en el súper y terminó fichando por una de las grandes cadenas de distribución.

Detrás de cada producto y de cada vendedor hay familias que comen cada día. También cada consumidor es libre de comprar lo que quiera o necesite en cada momento (hasta donde yo sé, ni Carrefour ni cualquier otro distribuidor han obligado a nadie comprar sus productos). Por eso la retirada de este producto no es más que la cesión a un chantaje y por eso Carrefour no debería haber retirado los disfraces.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña