Retailers | Mercadona: luces y sombras con sus empleados y proveedores

La cadena valenciana fue protagonista en el último programa de 'Salvados', que analizó la fórmula del éxito de Juan Roig.

Una clienta en un supermercado de Mercadona
Una clienta en un supermercado de Mercadona

Mercadona ha dejado un sabor agridulce tras su paso por Salvados. Si bien se ha valorado, y mucho, su ejercicio de transparencia en un programa de máxima audiencia (tuvo un 17,9% de share), la ausencia de Juan Roig o las respuestas tensas o a medias de algunos responsables de la compañía sobre varias cuestiones polémicas planteadas por Jordi Évole no gustaron a muchos televidentes y consumidores, que mostrarón sus críticas en las redes sociales. La relación de Mercadona con sus empleados e interproveedores o su política de precios bajos fueron los principales temas tratados en el programa.

Mercadona defendió su política de empresa, basada sobre todo "en satisfacer al jefe, a los clientes". "Luego vienen las ventas y el beneficio", destacaba al principio Toni Martínez, director de comunicación de la empresa, muy presente en todo el reportaje. "El jefe siempre tiene el poder", comentaba, mientras resaltaba la estrategia de empleo, de calidad y dar servicio de la cadena de supermercados. El inicio del reportaje contó con la participación de varios empleados de una tienda, que resaltaban ante todo la "estabilidad" laboral que les aportaba Mercadona.

RELACIÓN CON LOS EMPLEADOS

Évole pidió comentar Los monstruos y el gimnasio, el libro que todos las personas que entran en Mercadona deben leer al entrar en la compañía para conocer los valores de la empresa. "Tenemos que amar por encima de todo a los clientes, que es al fin y al cabo quien te da de comer", decía uno de los empleados entrevistados. "Mercadona parece que tiene militantes", bromeaba Jordi Évole.

La parte amable del programa terminó cuando Évole empezó a escudriñar más a fondo la relación de Mercadona con sus empleados ante algunas polémicas que han podido surgir. En el reportaje participaron una empleada con once años de experiencia en Mercadona, un exjefe de tienda y un abogado laboralista que ha defendido a varios extrabajadores. Los tres no dudaron en criticar el trato que Mercadona realiza a sus empleados, destacando la dificultad que supone coger una baja en la empresa. "Te persiguen al pedir la baja. Existe una prohibición no escrita de caer enfermo", decía, por ejemplo, la empleada. El extrabajador apuntó que la plantilla de Mercadona "sufre represión" y el abogado habló de un trato "autoritario-agresivo". "Hay persecución" a los empleados para que no se cojan bajas médicas, coincidieron los tres.

 

 

En el turno de réplica, Patricia Cortizas, directora de relaciones externas de Mercadona, indicó que "dentro de los 76.000 trabajadores es cierto que se puede encontrar gente que no haya visto sus expectativas cubiertas" y explicó que el índice de absentismo en Mercadona es del 1,5%. "En Mercadona no es un problema coger una baja", explicaba Cortizas: "La empresa no puede intervenir ni coartar". En algún caso concreto sí reconoció que quizá Mercadona "haya hecho algo mal en el camino y no se ha aplicado el modelo de la compañía, pero no es algo general".

PROVEEDORES

Respecto a los interproveedores, Jordi Évole entrevistó al responsable de Anitín, quien no dudó en alabar su relación con Mercadona: "El año del cambio al euro, sin Mercadona, facturamos seis millones de euros y facturamos sesenta millones".

Sin embargo, un testimonio anónimo, antiguo proveedor de Mercadona, quiso romper esa imagen de buena relación entre la compañía de Juan Roig y sus proveedores. "Trabajar con ellos es un error, significa que les des el 100% de la producción, es un noviazgo donde te enamoras hasta las trancas, te entregas a ella, eres feliz, todo es precioso y luego empiezan los malos tratos. Se ganaba dinero, era magnífico, te lo ponen muy fácil para morder el anzuelo, la facturación se multiplicó por 20. Cuando conseguías mejorar tus márgenes, ese margen de beneficio se lo quedaba Mercadona. Estábamos completamente controlados, éramos su empresa y así ha conseguido hacer su red sin poner un duro", denunció.

 

 

"Todos los días trabajamos para que la relación con los proveedores sea la que hemos definido. De media, hay diez años de relación con ellos, tenemos 125 interproveedores en Mercadona y no ponemos límites a sus beneficios. Los datos avalan que el modelo funciona. Son empresas independientes y nos une un objetivo común. La seguridad que les da trabajar con Mercadona es la base del buen funcionamiento y cada año tenemos más. Nosotros en el día a día con ellos solo estamos para mejorar los costes", defendía Agustín Catalá, director de compras de Mercadona.

También se habló sobre la política de precios de Mercadona y aquí cogió protagonismo Juan Salvador Torres, secretario general de la Asociación Valenciana de Agricultores, quien asegura que "Mercadona fija precios que sitúan a los agricultores por debajo de costes", lo que provoca que pierdan dinero. Torres explicó que "Mercadona hizo el año pasado una oferta de naranjas a 50 céntimos y "como líder, el resto de cadenas lo copiaron y exigieron a sus proveedores una bajada de precios". "El agricultor no puede cubrir costes y la gente va a abandonar el campo", concluyó. Agustín Catalá indicó que Mercadona siempre ha tenido mucha implicación con el sector primario y que tanto pescadores como ganaderos y agricultores están "muy satisfechos" con su relación con la compañía.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña