Retailers | El ecommerce español está desbordado

Las cadenas no están preparadas para afrontar la elevada demanda desatada por el confinamiento y los plazos de entrega de los pedidos se alargan ya a los 15 días en muchos casos.

El ecommerce español está desbordado
El ecommerce español está desbordado

La crisis derivada del coronavirus y el confinamiento impuesto por el estado de alarma, ha provocado que los pedidos online a los supermercados se multipliquen de manera inusitada. Sin embargo, estamos viendo cómo este canal no tiene capacidad en España para hacer frente a la elevada demanda y se está
desbordando.

Os hemos contado estos días cómo la web de Carrefour indica que se está dando acceso al supermercado online mediante una lista de espera "para que sea más fácil hacer el pedido dentro de la tienda", señala. Asimismo, recuerda que el plazo de entrega de los pedidos es de 10 días. Ya en su momento la cadena decidió priorizar sus entregas a mayores, personas con movilidad reducida, discapacitados o personas en cuarentena con el fin de "favorecer a los colectivos que más lo necesitan

Recientemente, Enric Ezquerra, presidente ejecutivo de Supermercados Sánchez Romero, así lo señalada en declaraciones a FoodRetail & Shoppers: "El canal online no está preparado ni para duplicar su cuota actual porque no es escalable ni flexible en el corto plazo", comentaba. En su opinión, "las ciudades españolas no están preparadas ni para repartir a domicilio el 20% de lo que se está vendiendo en el canal alimentación", reconocía.

Así lo estamos comprobando estas últimas semanas. Como ya os informamos también en su momento, Mercadona decidió cerrar su tienda online temporalmente en determinadas zonas debido a las avalanchas de pedidos en la Comunidad de Madrid a raíz del pánico generado por el coronavirus. La cadena presidida por Juan Roig sigue recordando en su web que, "ante la imposibilidad de dar un buen servicio" no puede realizar repartos "temporalmente" y remite a los compradores a sus tiendas físicas.

OTRAS CADENAS

Otras cadenas también están teniendo serias dificultades para asegurar el abastecimiento online y, en general, los plazos de entrega de los pedidos en la mayoría de las enseñas se fijan para dentro de 15 días.

Dia, por ejemplo, informa a sus clientes de que "en este momento, el servicio online podría verse afectado debido al aumento de pedidos" y les recuerda que pueden hacer su pedido online y recogerlo en tienda.

Alcampo tampoco puede atender como siempre este tipo de pedidos y advierte de las demoras. En su página web indica que su servicio online podría verse "limitado y demorarse en el tiempo" debido a la alta demanda.

El Corte Inglés, por su parte, ha cerrado sus centros comerciales pero mantiene operativos sus supermercados, en total, 300 establecimientos. La compañía dispone del servicio Click&Collect en los centros El Corte Inglés y Click&Drive en Hipercor, lo que permite hacer la compra online y recogerla en el aparcamiento.

AMAZON NO SE LIBRA

Tampoco Amazon, el gigante del ecommerce, se libra de esta saturación. Amazon Pantry advierte a día de hoy a los clientes que intentan realizar un pedido que "el tiempo de espera puede ser superior a los normal" debido a la elevada demanda.

Además, según ha podido comprobar FoodRetail, existen artículos y productos que se van vaciando del carrito virtual a medida que se hace la compra debido a que no existe ya stock de los mismos.

En definitiva, la cuarentena ha triplicado el consumo de productos de alimentación online, como recogía recientemente el último estudio realizado por el marketplace mentta. Este análisis detalla que los productos más demandados son los de primera necesidad. Las ventas de productos frescos como la carne se han multiplicado incluso por cuatro. Además, frutas y verduras también han triplicado sus pedidos. Y no solo los alimentos más esenciales, también otros productos más elaborados como los molletes -pan pequeño y esponjoso- se demandan hasta tres veces más.

El estudio precisa que los productos gourmet y artículos más caros, como jamones o marisco, han quedado relegados a un segundo plano y las ventas de vino han disminuido hasta el 10%. En general, los productos que no se consideran de primera necesidad, no han experimentado diferencias significativas en sus ventas, manteniendo los mismos niveles anteriores al confinamiento.

Lo más

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña