Retailers | La venganza de los empleados de un súper a un cliente maleducado

Los hechos, que ocurrieron en Argentina, dan cuenta de cómo un hombre estacionó su vehículo en un lugar prohibido del establecimiento y los empleados le dieron una lección.

Vehículo mal estacionado en un súper de Argentina rodeado de carritos
Vehículo mal estacionado en un súper de Argentina rodeado de carritos

A veces saltarse a la torera el mínimo respeto hacia los demás puede salir caro. Eso es lo que le ha sucedido al cliente de un supermercado en Argentina que dejó estacionado su vehículo en un lugar prohibido, como podéis ver en la imagen. Los empleados, hartos de este tipo de actuaciones, decidieron tomarse la justicia por su mano.

Los hechos fueron difundidos por un hombre identificado como Arnold Angelini el pasado 9 de septiembre: "La verdad que hay que ser muy pelotudo para estacionar auto en el sector 'changos' (como se denomina en ese país a los carritos del supermercado). No podés ser tan HDP y dejarlo donde querés. Se nota que nadie respeta nada menos un lugar indebido. Aplauso para los empleados que le dejaron encerrado el auto", escribió Angelini.

El diario El Clarín se puso en contacto con esta persona para conocer mejor lo sucedido. "Me indignó la situación porque hay un cartel colgado que dice 'changos', y obviamente no está marcado el lugar para estacionar con las divisiones clásicas para hacerlo. Estacionó donde quiso y los muchachos le pusieron los changuitos a propósito. Los felicito, yo hubiera hecho lo mismo", aseguró Angelini.

Asimismo, puesto al habla con el canal argentino Telefe, según recoge El Comercio, el hombre contó que al bajar de hacer compras junto con su pareja vio la escena. "Mi pareja sacó la foto. Lo insólito es que realmente el auto estaba mal estacionado y los changuitos los pusieron después".

Angelini, que es abogado, ensalzó la decisión de los trabajadores del supermercado de 'vengarse' así de esta comprador maleducado: "Es su trabajo y están cansados de que les pase lo mismo". Además, hizo hincapié en que las personas "no respetan al otro" y que es cuestión de "vivir con valores dentro de la sociedad".

Como no podía ser de otra manera, la historia ya se ha hecho viral y, desde luego, da 'ideas' a otros empleados de este tipo de establecimientos que pudieran encontrarse con situaciones similares. Así que, ¡ojo!, hay que respetar las normas o podemos encontrarnos con un toque de atención que nos saque los colores.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña