Shoppers | ¿Por qué los anuncios quieren hacernos llorar?

Las emociones tienen un papel fundamental en la decisión de compra, según Ainia.

Las emociones son básicas en la decisión de compra
Las emociones son básicas en la decisión de compra

Las emociones son una de las principales motivaciones de los consumidores a la hora de elegir un alimento. Por ello, existe un interés creciente en la industria por incluirlas en sus estudios de comportamiento del consumidor y valerse de ese conocimiento mejorar el posicionamiento de sus productos en el mercado.

Por ello, poder medir estas emociones es una herramienta valiosísima para el marketing y diseño de producto. Bajo esta premisa, el centro tecnológico Ainia integra técnicas sensoriales avanzadas para investigar cómo influyen las emociones del consumidor en sus decisiones finales de compra. Estas tecnologías permiten el análisis automático de la expresión facial que generan los alimentos, mediante el uso de algoritmos que identifican en tiempo real las emociones.

Racionalidad versus emoción

Desde Ainia explican que, tradicionalmente, los estudios sensoriales para conocer la aceptación de un producto o investigar las preferencias del consumidor se han basado en el lado racional de la persona. En cambio, las nuevas tecnologías permiten ahora acceder a su respuesta más irracional a través del análisis automático de la expresión facial, e identificar, durante el consumo de los alimentos, seis emociones básicas: felicidad, tristeza, enfado, sorpresa, miedo y desagrado.

Nueva línea de investigación

Consumolab es el centro de estudios de comportamiento y preferencias del consumidor de Ainia. Este centro está desarrollando, con el apoyo del Institut Valencià de Competitivitat Empresarial (Ivace), una innovadora línea de investigación en la que se combinan diferentes metodologías de estudio del comportamiento del consumidor y tecnologías avanzadas de análisis sensorial.

Según explican desde Consumolab, los estudios se basan en técnicas más rápidas, flexibles y eficaces, para aportar información de valor a las empresas para el desarrollo de productos. Entre estas técnicas se encuentran:

Metodología Cata (Check All That Apply): los consumidores realizan una cata de diferentes productos y responden a un cuestionario en el que seleccionan los términos que más se ajusten a las sensaciones y emociones que les producen.

- Tecnología de medición de la expresión facial: un software de reconocimiento facial registra las microexpresiones del rostro de los consumidores mientras prueban cada producto y analiza, mediante algoritmos especiales, la respuesta emocional del consumidor.

Mª José Sánchez, directora técnica de Consumolab, asegura que “no es por casualidad que la mayoría de las campañas de marketing busquen tocar la fibra sensible del consumidor, emocionarle. Las emociones son los key drivers en las decisiones de compra de los consumidores y comprender cómo los consumidores procesan sus sentimientos proporciona información de gran utilidad para orientar el desarrollo del producto e identificar las claves más exitosas”.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña