Trendrinks | Las cerveceras se aplican para reducir el gasto de agua

Coincidiendo con el Día Mundial del Agua, Heineken y Damm han expuesto sus medidas de optimización de la huella hídrica.

Proyecto Heineken Water Triangle
Proyecto Heineken Water Triangle

Coincidiendo con el Día Mundial del Agua, que se celebra este viernes, 22 de marzo, algunas cerveceras, como Heineken y Damm, han avanzado sus planes para reducir el gasto de este líquido y esencial elemento.

En concreto, Heineken ha presentado su nueva hoja de ruta global para la protección de las fuentes de agua de cara a 2030, destacando los proyectos de compensación hídrica Doñana, Cañaveral y Olivo, desarrollados en España, como casos de éxito a nivel mundial.

Los objetivos del programa Every Drop para 2030 plantean un reto en el que Heineken España comenzó a trabajar hace años: alcanzar el balance hídrico neutro y devolver al medio cada gota de agua utilizada en la elaboración de sus cervezas.

En 2018, Heineken ha compensado al medio con más de 1.000 millones de litros de agua a través del Proyecto Doñana

En 2018, la compañía ha elaborado más de 10,5 millones de hectólitros de cerveza y ha compensado al medio con más de 1.000 millones de litros de agua con el Proyecto Doñana. Se acerca así a los objetivos previstos dentro del programa de compensación hídrica Water Balancing, que finalizará su primera etapa en 2020. A ello hay que sumar las actuaciones en las que actualmente trabaja con los proyectos Olivo y Cañaveral, con los que la compañía aspira a duplicar esta cantidad para devolver al entorno más de 2.000 millones de litros de agua al año.

"La cerveza es 95% agua y, sin el agua, no podríamos cultivar cebada y lúpulo ni elaborar cerveza. Por eso, estamos convencidos de que no es suficiente concentrar nuestros esfuerzos en reducir el consumo de agua. Como compañía, sabemos que debemos compensar al medio y hacer que nuestra actividad no ejerza efectos negativos sobre el ciclo del agua", ha explicado Mauricio Domínguez Adame, director de Responsabilidad Social de Heineken España.

TRES ÁREAS

Esta cervecera ha desarrollado la fórmula Heineken Water Triangle 1, que comprende tres áreas de actuación en cada mercado con el objetivo de tener el mayor impacto en la salud de la cuenca y las comunidades que la rodean: eficiencia, gestión y circularidad del agua.

Por lo que respecta a la primera, en la última década, la compañía ha reducido su consumo de agua en casi un tercio de los 5 hectolitros de agua por hectolitro de cerveza, manteniendo el consumo de agua en fábricas en 3,5 hectolitros por hectolitro de cerveza en España. En esta nueva etapa, asume un compromiso que será especialmente contundente en regiones con alto estrés hídrico, como es el caso de España, donde aspira a reducir esta cifra a un promedio de 2,8 hl/hl.

En cuanto a la gestión del agua, además del citado programa Every Drop, el plan de Heineken para la próxima década implica la puesta en marcha de una serie de proyectos piloto en todo el mundo para cultivar cebada con menos agua, mejorar las prácticas de cultivo y probar variedades de semillas más tolerantes a la sequía y resistentes a las enfermedades. Las primeras cosechas han arrojado buenos resultados y por ello, en septiembre de 2018, se elaboró en La Fábrica de Cruzcampo la primera cerveza elaborada con cebada de olivar procedente de estos campos, Cruzcampo Bock Olivarera. Entre los meses de mayo y junio de 2019 tendrá lugar la tercera cosecha de cebada de olivar.

Finalmente, las novedades planteadas de cara a 2030 a nivel global incluyen también nuevos retos en regiones con estrés hídrico como España. Por un lado, maximizar la circularidad del agua a través de la recuperación, reutilización, reciclaje y tratamiento del 100% de sus aguas residuales (actualmente trata el 96,5% de ellas), devolviéndolas limpias al medioambiente. Además, consideran otras medidas que favorezcan el mantenimiento de las cuencas que nutren de agua a sus centros de producción, invirtiendo más tiempo y esfuerzo en actividades como la reforestación, la restauración del paisaje, la desalinización y la captura de agua e involucrando a socios locales en la protección de este activo compartido.

DAMM Y SU HUELLA HÍDRICA

Por su parte, Damm está impulsando el cálculo de la huella hídrica en todas sus plantas de producción promoviendo medidas de optimización del uso de este recurso, algo que le ha llevado a reducir su consumo de agua en un 37% la última década.

La cervecera mantiene vigente un proyecto para impulsar acciones de mejora que permitirán controlar y reducir el gasto de agua en todo el proceso de fabricación. Entre ellas, destacan la instalación de contadores de agua que, junto a un sistema informático de gestión, permiten conocer el gasto de agua por cada unidad producida, o la participación en programas de recuperación y reutilización de aguas.

Damm desarrolla programas de asesoramiento a agricultores para ayudarles a reducir el consumo de agua en sus cultivos

Además, la compañía desarrolla programas de asesoramiento a agricultores para ayudarles a reducir el consumo de agua en sus cultivos, reduciendo así el impacto ambiental y los gastos de este profesional.

"Conscientes de la necesidad de reducir el consumo de un recurso tan escaso, nos decidimos a dar el paso de calcular nuestra huella hídrica de manera piloto en la fábrica de Murcia, convirtiéndonos así en la empresa pionera en adoptar esta decisión dentro del sector de bebidas" ha explicado Juan Antonio López, director de Optimización de Energía y Medio Ambiente de Damm.

Paralelamente a las acciones que se están llevando a cabo, la compañía tiene activos distintos proyectos de investigación y desarrollo con el fin de reducir el ratio de consumo de agua por hectolitro de producto en el proceso de elaboración de cerveza, bajo el compromiso de continuar reduciendo su ratio de consumo de agua.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña