Ecommerce e Internet | El escándalo de Coca-Cola y Pepsi que llena Internet de críticas

Un informe denuncia que han pagado millones de euros para evitar que sus productos se vinculen con enfermedades.

El escándalo de Coca-Cola y Pepsi que llena Internet de críticas
El escándalo de Coca-Cola y Pepsi que llena Internet de críticas

Las redes sociales se han llenado este lunes de críticas contra Coca-Cola y Pepsi después de que se diera a conocer un informe que denuncia que ambos fabricantes de refrescos azucarados han destinado, entre 2011 y 2015, millones y millones de euros para evitar que sus productos se vinculen con la obesidad y otras enfermedades.

El estudio, publicado por el American Journal of Preventive Medicine, detalla que ambas firmas financiaron en Estados Unidos un centenar de importantes organizaciones que destacan por su papel en la promoción de hábitos saludables. Entre ellas, asociaciones médicas, universidades o agencias del Gobierno que luchan contra la obesidad o la diabetes. Con esa ayuda económica, Coca-Cola y Pepsi evitaron limitar las conclusiones científicas de estudios sobre los refrescos, así como restar apoyos a posibles leyes que limitasen su consumo, sobre todo normas sobre etiquetado, impuestos o restricción en la cantidad de compras.

La Asociación de Diabetes de Estados Unidos, la Fundación de Investigación de la Diabetes Juvenil o la Sociedad Americana de Cáncer figuran en la relación de entidades receptoras de fondos. En ella también aparecen la mayor asociación de médicos del país, la AMA, además de la Cruz Roja o, incluso, el Centro de Control de Enfermedades, órgano dependiente del gobierno estadounidense que vela por la promoción de hábitos sanos. Otras como la Academia de Dietética y Nutrición o la Academia de Pediatría de EE UU rechazaron cualquier tipo de inyección económica procedente de ambas multinacionales de bebidas.

"Nos hemos centrado en EE UU, pero el número de entidades que reciben fondos de estas dos empresas en todo el mundo debe ser mucho más alto", explica Daniel Aaron, investigador de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston y coautor del estudio. La investigación resalta el caso de la ONG Save the Children, que apoyaba los impuestos a los refrescos, pero que dejó de hacerlo en 2010 después de recibir más de cinco millones de dólares de Coca-Cola y PepsiCo en 2009.

Según el informe citado, entre 2011 y 2015 Coca-Cola gastó de media más de seis millones de dólares (unos cinco millones de euros) al año en este tipo de acciones, mientras que PepsiCo gastó tres millones. La Asociación de Bebidas de EE UU invirtió un millón.

En EE UU el consumo de bebidas azucaradas se está empezando a considerar como una epidemia, debido a informes que apuntan su relación con la obesidad. Cada lata de refresco contiene 40 gramos de azúcar, densidad bastante más alta que la de los 25 diarios que la Organización Mundial de Salud (OMS) considera adecuada. De hecho, países como Reino Unido han anunciado que a partir de 2018 introducirá un impuesto sobre las bebidas azucaradas. Otros gobiernos meditan la opción de incluir mensajes de alerta en las latas similares a los que suelen aparecer en los paquetes de cigarrillos.

Tras conocerse el estudio, miles de internautas han acudido a las redes sociales para mostrar su enfado por las prácticas de Coca-Cola y Pepsi. Algunos, incluso, afirman que dejarán de consumir sus refrescos al sentirse engañados. También hay críticas contra las organizaciones que han aceptado los sobornos. Recogemos algunos tuits publicados.

 

 

 

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña