Fabricantes | La cuesta sigue empinada para Deoleo: más pérdidas y deuda

Reduce sus pérdidas el 90% respecto a 2016, pero siguen siendo de 18,4 millones de euros. Su Ebitda se redujo el 32%.

Varias botellas de Carbonell
Varias botellas de Carbonell

Deoleo remonta muy poco. Sigue perdiendo y la cuesta sigue con mucha pendiente La compañía de marcas como Carbonell, Hojiblanca y Koipe redujo sus pérdidas un 90% en el ejercicio 2017, hasta los 18,4 millones de euros, frente al resultado negativo de 179,4 millones registrado en 2016. Su deuda financiera neta creció ligeramente con respecto a 2016, un 4%, situándose en los 550 millones de euros. Deoleo dice que "la buena gestión del circulante ha permitido mantener la deuda en unos niveles razonables así como unos niveles de caja y de utilización de las líneas revolving y de factoring que aseguran la liquidez suficiente y poder ampliar, de esta forma, la base de proveedores". A 31 de diciembre de 2017, Deoleo seguía cumpliendo con todos sus covenants financieros.

El Ebitda de Deoleo se redujo un 32%, hasta los 31,3 millones de euros, "debido al progresivo aumento del precio de la materia prima y por la dificultad de repercutir estas subidas a los clientes", así como por un criterio más restrictivo en la contabilización de los gastos no recurrentes. Vuelve a fracasar la compañía en esta materia, pues desde hace años se propuso cambiar su estrategia con el objetivo de reforzar su Ebitda con el paso de los ejercicios, aunque perdiera en ventas. Era su batalla tras dejar de producir marca blanca y querer enfocarse en sus grandes marcas.

La compañía destaca que ha alcanzado prácticamente el punto de equilibrio en el resultado de explotación (EBIT), comparado con las pérdidas de 131 millones del año anterior. Las ventas se mantuvieron en el ejercicio a pesar de los altos precios de la materia prima. Así, la facturación fue de 692,3 millones de euros, una cifra prácticamente igual a la del año anterior, aunque los volúmenes se redujeron ligeramente.

El precio medio del aceite de oliva virgen extra en España se situó en 3,8 €/kg, un valor alto que ha influido negativamente en el consumo en los principales mercados internacionales, argumenta Deoleo. En nuestro país, el consumo de aceite de oliva bajó un 6%, lo mismo que cayó el consumo mundial, mientras en Estados Unidos se contrajo un 2%. Solo en Italia creció tímidamente, un 1%, según datos de la consultora Nielsen.

Gracias al plan de ahorro y eficiencia implementado a lo largo del año, los costes operativos se redujeron y los gastos no recurrentes bajaron un 60%, hasta los 14 millones de euros. Del mismo modo, los resultados financieros mejoraron un 26% en el ejercicio.

En España, Deoleo dice que evolucionó "de forma muy positiva durante el ejercicio". "A pesar del entorno complicado por los altos precios, con caídas en el consumo, se mantuvieron los volúmenes, lo cual ha permitido recuperar cuotas de mercado". Así, el Ebitda creció un 7%.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña