Fabricantes | Cuatro de cada diez catalanes apoyan el Catalexit

El 47% afirma estar muy en desacuerdo con el cambio de sede de las empresas. En el resto de España, el 77% apoya el Catalexit.

Imagen de las banderas de Cataluña, España y la Unión Europea.
Imagen de las banderas de Cataluña, España y la Unión Europea.

Cinco de cada diez (47%) ciudadanos en Cataluña afirman estar muy en desacuerdo con el cambio de sede social o fiscal de muchas empresas, frente a un 38,3% que sí lo aprueba. Estas compañías han perdido hasta 8,4 puntos en su reputación para el conjunto catalán, según datos de Reputation Institute. Es más, las empresas que se han movido ven disminuida un 9,6% la confianza entre los catalanes y un 9% la intención de compra en la región. Por otro lado, la reputación de las empresas que han optado por quedarse en Cataluña se mantiene estable para los catalanes.

Así se desprende del informe sobre el impacto del desafío independentista en la reputación de las empresas catalanas, elaborado por Reputation Institute a partir de 1.150 entrevistas en toda España entre el 24 y el 30 de octubre, periodo en el que casi 2.000 empresas habían trasladado su sede social desde Cataluña a otras regiones de España. El estudio también ha valorado el impacto del boicot contra productos catalanes.

Según Enrique Johnson, director general de Reputation Institute, los riesgos reputacionales impactan en el resultado económico y que el impacto es mayor en el caso de las empresas con mayor vinculación con Cataluña, si bien se constata que las empresas que han cambiado de sede social se han visto beneficiadas en el conjunto de España, salvo en Cataluña, donde tienen un impacto negativo.

De esta forma, el 77,5% de los españoles no afincados en Cataluña se muestra totalmente de acuerdo con el cambio de sede social o fiscal de las empresas catalanas, frente a un 11,6% que es neutral y un 10,9% que está muy en desacuerdo con la decisión.

Además, las empresas que han movido su sede fuera de Cataluña han aumentado un 3,2% su atractivo como inversión en el resto de España, mientras que las empresas que han mantenido su sede en Cataluña han disminuido un 3,4% la confianza y un 3,2% la intención de compra en el resto de España. La reputación de estas compañías que han permanecido en Cataluña se ha visto dañada a nivel nacional, salvo en Cataluña, Baleares y Comunidad Valenciana. Los 'millennials' son los más críticos con las empresas catalanas, habiendo caído su reputación 4,2% puntos.

¿Deberían volver?

El 19% de entrevistados en Cataluña cree que las empresas que se han mudado a otra región no deberían volver en caso de no producirse la independencia, frente a un 47,2% que sí se decantaría por esa vuelta.

Para el resto de españoles hay una mayor división: el 35,4% opina que las empresas que se han marchado a otra región deberían volver, un 31,2% cree que no deberían regresar y un 33,4% se muestra neutral al respecto.

Enrique Johnson ha apuntado que "no hacer nada no es una estrategia empresarial" y que esa postura no ayudará "absolutamente en nada" a las compañías. Por ello, recomienda a las empresas que tomen decisiones basadas en criterios de negocio, manteniéndose "al margen" de corrientes y movimientos políticos. En ese sentido, defiende el silencio empresarial que hay en torno a la crisis catalana.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña