Food | España ya no cocina en casa: se impone la comodidad

Se han dejado de elaborar 41 millones de comidas y cenas en los hogares españoles durante 2019; no porque se haya comido o cenado menos, sino porque se han buscado nuevas opciones de consumo.

Comida a domicilio
Comida a domicilio

No hace mucho os hablábamos del término 'mercaurante' y de cómo el consumidor ha dejado de cocinar a diario -o incluso no lo hace en absoluto- pero sigue comiendo, como es lógico, cada día.

Hoy Kantar hace hincapié en esta idea y nos cuenta que los españoles cada vez pisan menos sus cocinas. El estilo de vida actual y la aparición de nuevos sitios y formatos, señala la consultora experta en paneles de consumo, hacen que se prefieran las opciones más prácticas y rápidas para comer, en lugar de cocinar un menú de tres platos. Esta es una de las principales conclusiones del informe 'Food of the Nation', que analiza los cambios en los hábitos de consumo y alimentación en España desde 2012.

Así, se han dejado de elaborar 41 millones de comidas y cenas en los hogares españoles durante 2019; no porque se haya comido o cenado menos, sino porque se han buscado nuevas opciones de consumo. De esta forma, siete de cada diez comidas dejadas de cocinar en casa se han trasladado a la restauración, y las otras tres se siguen consumiendo en el hogar pero no se han cocinado en él, sino que han llegado ya listas para comer bien porque se han pedido a través de delivery (encargo de comida a domicilio) o se han comprado take away (comida para llevar) o en establecimientos de comida preparada o bien en los propios híper/súper a través de su oferta de comida lista para comer.

Este cambio de patrones a la hora de cocinar o buscar comida ya preparada no ha aumentado el número de ocasiones de consumo, pero sí ha aportado valor adicional al sector de alimentos y bebidas, que ha crecido el 3% en el primer semestre del año: una comida preparada por un restaurante tiene un precio medio de 8,40 euros por persona y un pedido delivery o comida para llevar alrededor de 5,1 euros, frente al 1,6 euros de un plato preparado en casa.

Igualmente ha afectado a la evolución de las categorías de productos, ya que el menú seleccionado en cada una de las opciones es sensiblemente diferente; ayudando a crecer a aquellos productos y marcas más posicionados en restauración, delivery y/o takeaway.

Búsqueda de naturalidad y nuevos estilos de vida

El informe, que por primera en esta edición ofrece una visión completa del consumo de alimentos y bebidas tanto dentro como fuera del hogar, también destaca otras tendencias que están incidiendo en la dieta de los españoles. El concepto 'Realfooding' (búsqueda de naturalidad en los alimentos & bebidas) avanza con fuerza entre los consumidores actuales. Hoy ya el 81% de los individuos declara que elije habitualmente productos naturales y el 60% que incluso está abandonando el consumo alimentos procesados, como las grasas (65%), sal (52%), edulcorantes (43%) y el azúcar (34%).

Pero no es la única tendencia que crece entre los españoles. El flexitarianismo avanza en el consumo en el hogar, pero no así cuando se come fuera de casa. El ajuste de proteína animal en los hogares se está haciendo exclusivamente con la carne vacuna y las salchichas, que han perdido más de 1,5 puntos de cuota de estómago en los últimos 6 años.

En opinión de Edurne Uranga, Kantar Consumer director y experta en hábitos de consumo de alimentos & bebidas, “el consumidor español está cambiando sus patrones de consumo, busca opciones de producto, envase o canal que le aporten más comodidad y facilidad en su día a día, a la par que no renuncia a la búsqueda de naturalidad en sus elecciones. Entenderlo y adaptarnos a sus necesidades nos abre un mundo nuevo de grandes oportunidades”.

EL TÁPER TRIUNFA EN LA COCINA

Por otra parte, el ritmo de vida, la tecnología y el cambio de hábitos han dibujado una nueva forma de enfrentarse al momento de la comida también en la oficina. Con motivo del Día Mundial de la Alimentación, la Asociación Española de Fabricantes de Platos Preparados (Asefapre) ha elaborado el informe 'Españoles frente al Tupper' con el objetivo de conocer cuáles son los hábitos de los españoles que comen en su centro de trabajo.

De acuerdo con el informe, el 73,4% de los encuestados asegura que normalmente, come en su centro de trabajo o en las inmediaciones. De este porcentaje, el 86% se lleva un táper; el 4,6% come en un restaurante cercano o en el comedor de su centro de trabajo; un 2,3% calienta un plato preparado, y un 2% pide comida ‘a domicilio’.

Álvaro Aguilar, secretario general de Asefapre, señala que las causas del éxito de los platos preparados radican en que “en estos momentos, el consumidor busca productos que, por un lado, le ayuden a paliar las consecuencias de su acelerado ritmo de vida y, por otro, que les permitan mantener una alimentación equilibrada”.

El tiempo es otro de los factores clave, no solamente a la hora de preparar la comida, sino también a la hora de consumirla. De acuerdo con los datos de Asefapre, el 50 % de las personas que comen en la oficina dedican entre 30 minutos y una hora a comer; el 45 % menos de 30 minutos, y el 4,6 % permanece más de una hora comiendo.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña