Retailers | DIA fulmina a Antonio Coto y “ultima” un acuerdo de refinanciación

Confirma la puesta a la venta de Clarel y Max Descuento y la salida de Ana María Llopis.

Antonio Coto, nuevo consejero delegado de Grupo Dia
Antonio Coto, ex consejero delegado de Grupo Dia

DIA ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que “ultima” un acuerdo de refinanciación de su deuda, que le permitiría el acceso a nueva liquidez por un valor de unos 200 millones de euros. Además, anuncia la “futura” convocatoria de una Junta General de Accionistas que apruebe una ampliación de capital por al menos 600 millones de euros.

En este hecho relevante remitido a la CNMV, la compañía confirma que ha puesto a la venta los negocios Clarel y Max Descuento, indicando que “no forman parte de su negocio principal”, y la destitución inmediata de Antonio Coto como consejero delegado, tal solo cuatro meses después de su nombramiento. Coto será sustituido por Borja de la Cierva, hasta ahora miembro del Consejo de Administración y ex director de Compras de El Corte Inglés.

Jaime García-Legaz, que sonó como presidente del grupo, ha sido nombrado consejero, tras la renuncia de Karl-Heinz Holland. En cuanto a Ana María Llopis, DIA anuncia definitivamente su marcha.

¿Está DIA perdiendo la guerra?

Con respecto a su refinanciación, el comunicado apunta que “la compañía considera que existe un entendimiento con sus acreedores financieros sobre los términos fundamentales del acuerdo, que está pendiente de la aprobación final por el comité de crédito de una entidad, y espera que su firma pueda materializarse próximamente”.

Analizando el comunicado, tenemos un acuerdo que se “está ultimando”, la “futura convocatoria” de una junta de accionistas y la “consideración” por parte de DIA de que existe entendimiento con sus acreedores. En realidad, ninguna certeza más allá de los cambios en su equipo directivo.

Antonio Muñoz Molina reflexionaba en su magnífica novela “La noche de los tiempos” sobre cómo informaba de sus “futuras victorias” el ejército republicano cuando la guerra ya estaba perdida. Todos los días, Madrid estaba a punto de ser liberado, el Alcázar de Toledo a punto de rendirse, la batalla del Ebro a punto de ganarse. Ninguna certeza ni hecho tangible que anunciar. Todos sabemos cómo acabó aquello.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña