Retailers | El 'caso Lidl' o cómo sacar provecho al bombardeo ecologista

La cadena alemana se presenta como abanderada en la eliminación de la venta de huevos de gallinas enjauladas. El retailer supo responder a tiempo a las nuevas tendencias 'sostenibles' igual que actuó con rapidez a los informes ecologistas sobre el plástico en los supermercados. ¿Oportunismo o compromiso? Lo cierto es que el distribuidor sabe cómo sacar provecho a las nuevas demandas del consumidor.

El 'caso Lidl' o cómo sacar provecho al bombardeo ecologista
El 'caso Lidl' o cómo sacar provecho al bombardeo ecologista

Una vez más, Lidl vuelve a sacar pecho de su estrategia 'ecologista' y se ha presentado ante la opinión pública como abanderada de la cruzada por, en esta ocasión, el bienestar animal.

La cadena alemana hace balance de lo que ha supuesto su decisión de dejar de vender huevos de gallinas enjauladas. Recuerdan que, hace ahora un año, Lidl anunció el fin de este tipo de huevos en los lineales de sus 550 tiendas en España, y consideran que su decisión ha servido como referente en el mercado.

De hecho, en opinión de Lidl, el sector avícola del huevo está experimentando una profunda transformación hacia un modelo productivo más sostenible y respetuoso con el bienestar de las gallinas ponedoras que supondrá en el futuro el fin de las jaulas en los sistemas de producción. 

Según datos del Ministerio de Agricultura, citados por el propio discounter en su comunicación enviada a los medios, en 2016 más de 40 millones del total de 44 millones de gallinas ponedoras en España estaban enjauladas (93%). Solo el 7% correspondía a huevos producidos por gallinas libres de jaula. Según datos de Kantar Worldpanel,también aportados por Lidl, en tan solo 2 años la cuota de mercado de los huevos libres de jaula se ha duplicado en España, pasando a ser del 15% a finales de 2018.

El retailer se considera el impulsor de este cambio con 1 millón de gallinas liberadas en 2 años. También en base al estudio de Kantar Worldpanel, la compañía destaca que el 43% de este crecimiento es atribuible directamente a Lidl. La compañía recuerda que, en el marco de este proceso de eliminación de jaulas, sus proveedores de huevos en España han invertido más de 20 millones de euros en instalaciones nuevas que han significado la liberación de ese millón de gallinas.

LIDL, EL MÁS RÁPIDO DE LA CLASE

Lidl recuerda que, desde que anunció el fin de las jaulas hace tan solo un año, ha incrementado las ventas de huevos en un 26% y se ha convertido en líder del mercado de huevos de gallinas libres de jaula en nuestro país, con una cuota del 27%, cuando su cuota de mercado global en la distribución española es del 4,8%.

Con estos datos sobre la mesa, parece claro que la apuesta por la compañía por la sostenibilidad le está resultando bastante rentable. Los consumidores españoles están cada vez más concienciados con el bienestar animal. Según revela una encuesta realizada por el retailer a más de 1.800 clientes, el 53% de los consultados declara que las condiciones de cría de las gallinas y la categoría del huevo es su criterio principal a la hora de elegir qué huevos comprar, frente al 43% que se fija principalmente en la relación calidad/precio.

El consumidor, por tanto, premia la sostenibilidad y Lidl lo sabe. No solo en cuanto al bienestar animal, sino también en todo lo referente al cuidado del medio ambiente; y el distribuidor alemán se ha convertido en un experto en detectar estas demandas. Sin ir más lejos, hace apenas unos días, Lidl anunció que eliminará en 2019 de sus tiendas todos los artículos de plástico de un solo uso (vajillas de plástico, pajitas para beber, bastoncillos de algodón para los oídos, etc.). Lo hizo apenas unas horas después de que Greenpeace elaborase un ranking con los supermercados que más -y menos- luchan contra estos plásticos en sus instalaciones.

En esta ocasión, Lidl ni siquiera se encontraba entre los tres primeros de la lista. Sin embargo, supo hacer de la necesidad virtud y anunció de inmediato su 'compromiso antiplástico'. Una manera de reaccionar con rapidez -oportunismo, opinarán algunos- a las nuevas demandas del consumidor. Una forma, también, de procurarse una innegable repercusión en los medios. Prueba de ello es un servidor, que no ha tardado en hacerse eco de la noticia facilitada por Lidl. La comunicación y la reputación también es cosa de ser 'el más pillo de la clase'. O al menos el más rápido en detectar las necesidades del consumidor.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña