Retailers | Mercadona escucha a sus jefes en las redes sociales

Juan Roig defiende la apuesta de Mercadona por la calidad poniendo de ejemplo la retirada de un producto que acumulaba críticas en internet.

Cotillón, de Mercadona, fue retirado por el fallo de una trompeta.
Cotillón, de Mercadona, fue retirado por el fallo de una trompeta.

Desde la autoridad que le otorgan los resultados, Juan Roig suele hacer gala de su escepticismo hacia las modas. Pero también sabe contradecirse. Sin creer en el ecommerce de alimentación, es el líder online en España. Tampoco creía en las redes sociales, si bien tuvo que admitir finalmente estar en ellas para dar respuestas a una parte de sus jefes. Seguramente, como un mal menor.

Se nota que a Juan Roig le preocupan los problemas de reputación que pueden acarrear a Mercadona casos relacionados con la seguridad alimentaria o simplemente con la calidad, sobre todo a raíz de las redes sociales, un ecosistema donde la información fluye de forma natural entre los consumidores sin posibilidad de poder ejercer control alguno.

En la presentación de resultados de 2014 de Mercadona, para argumentar su decidida apuesta por la calidad, Juan Roig puso como ejemplo su producto ‘Cotillón’: “Hemos tenido otros problemas de calidad, pero de éste se habló en redes sociales. Después de 35 años, dejamos de vender 3 millones de euros el día 31 de diciembre. Mal estuvo no tener ‘Cotillón’, pero peor habría estado tenerlo, porque nos dimos cuenta de que un artículo en la bolsa no funcionaba en la mitad de los cotillones. Decidimos no venderlo en Mercadona y eso enfadó a algunos jefes, pero la calidad va por delante del servicio”.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña