Retailers | Reino Unido frustra el nacimiento del gigante Sainsbury-Asda

La Autoridad de Mercados y Competencia del Reino Unido ha decidido bloquear la fusión entre los supermercados Sainsbury´s y su competidora Asda, al considerar que la operación reduciría la competencia en el sector y provocaría un alza de los precios.

La desinversión, el salvavidas de la fusión Sainsbury-Asda
Sainsbury-Asda

La Autoridad de Mercados y Competencia del Reino Unido (CMA por sus siglas en inglés) ha decidido finalmente bloquear la fusión entre los supermercados Sainsbury, la segunda mayor cadena del sector en Reino Unido, y su competidora Asda, filial de Walmart en el país, al considerar que la operación reduciría la competencia en el sector y provocaría un alza de los precios, así como una reducción de la calidad y disponibilidad de productos para los consumidores.

De este modo, el regulador británico ha refrendado las conclusiones de su informe preliminar, publicado el pasado mes de febrero, que ya alertaba de los riesgos para la competencia del acuerdo alcanzado en abril de 2018 entre Sainsbury y Asda para crear la mayor cadena de supermercados en el país, con una facturación combinada de más de 50.000 millones de libras esterlinas (57.818 millones de euros), una red de más de 2.800 tiendas y una cuota de mercado superior al 30%.

"En su informe definitivo, la CMA concluye que los compradores y conductores del Reino Unido se verían en peor situación si se fusionasen Sainsbury y Asda debido a las previsibles subidas de precios, reducción en la calidad y disponibilidad de los productos o una peor experiencia de compra", indicó el regulador, en una comunicación recogida por Europa Press, que ha desestimado las medidas planteadas por las empresas para remediar estos riesgos, incluyendo la posibilidad de desinvertir en hasta 150 tiendas, así como reducir su peso en el segmento de las gasolineras.

"Hemos llegado a la conclusión de que no existe una forma eficaz de abordar nuestras preocupaciones, aparte de bloquear la fusión", ha sentenciado Stuart McIntosh, representante de la CMA encargado de analizar la operación.

EL MAYOR SÚPER BRITÁNICO TENDRÍA UN "IMPACTO NEGATIVO" PARA LOS CONSUMIDORES

La Federación de Alimentos y Bebidas de Reino Unido (FDF, por sus siglas en inglés), la patronal de las pymes británicas del sector de la distribución, había asegurado que la fusión de ambas cadenas de supermercados tendría un "impacto negativo" para los consumidores en varios productos y servicios.

El Sindicato Nacional de Granjeros (NFU, por sus siglas en inglés) también se había mostrado en contra, al considerar que la unión tenía "potencial" para afectar de forma negativa a la rentabilidad agrícola, mientras que una encuesta conducida por el sindicato GMB, el tercero de mayor tamaño de Reino Unido, llegó a la conclusión de que el 65% de los trabajadores de Asda pensaba que la fusión haría "menos seguros" sus empleos.

Por su parte, el consejero delegado de Sainsbury, Mike Coupe, y la directora de Walmart International, Judith McKenna, han conformado que las dos empresas habían acordado poner fin a la operación ante la oposición del regulador.

"La razón específica por la que se buscaba la fusión era reducir los precios a los clientes", declaró Coupe, quien acusó a la CMA de ignorar las dinámicas y la elevada competitividad del mercado británico, señalando que la decisión del regulador "está costando 1.000 millones de libras (1.157 millones de euros) a los bolsillos de los consumidores británicos".

"A pesar de estar contrariados por el informe final y las conclusiones de la CMA, nuestra atención ahora se centra en posicionar sólidamente a Asda en Reino Unido", declaró McKenna, añadiendo que Walmart garantizará que Asda cuenta con los recursos necesarios para ello.

Lo más

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña