Shoppers | La OCU inicia una guerra para reducir el actual consumo de azúcar

Busca que sea obligatorio reducir los actuales niveles de azúcar en los alimentos y un mayor control de la publicidad y de las etiquetas.

La OCU inicia una campaña para reducir el consumo de azúcar en España
La OCU inicia una campaña para reducir el consumo de azúcar en España

Menos azúcar, más sano. Con este lema la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha lanzado una nueva campaña con la que pretende una reducción de la cantidad de azúcar presente en los alimentos. La iniciativa comienza justo cuando se acaba de conocer a través de un estudio que Coca-Cola y Pepsi destinaron, entre 2011 y 2015, millones y millones de euros para evitar que sus productos se vinculen con la obesidad y otras enfermedades.

Según apunta la OCU, en la actualidad la ingesta de azúcar diaria en España se sitúa en los 94 gramos en los adultos, casi el doble de la cantidad recomendada por la Organización Mundial de la Salud y cuatro veces más de la cantidad que la misma OMS considera como cantidad ideal. Para la OCU este consumo excesivo de azúcar es una de las causas de que un 54% de la población española sufra de sobrepeso u obesidad, un porcentaje que alcanza el 43% en el caso de los niños.

La OCU quiere dar "un paso más" en la estrategia que ya se sigue por parte de la administración, en colaboración con fabricantes y restauradores, en materia de reformulación de alimentos para reducir la presencia de sal, grasas y azúcares. Para la OCU es necesario avanzar desde los acuerdos voluntarios de reformulación hacia medidas que hagan obligatoria una reducción de al menos el 10% de azúcares añadidos en los productos procesados, sin que ésta venga acompañada de una sustitución por edulcorantes.

"La consecución del objetivo de reducción de las tasas de sobrepeso en España pasa también por lograr un mayor control en la publicidad dirigida a menores y fundamentalmente por que el consumidor sea capaz de conocer la cantidad exacta de azúcar añadido a los productos para poder cubrir sus necesidades nutricionales sin exceder los límites recomendados", argumenta la organización. Por ello, reclama que al igual que ocurre en Estados Unidos desde el pasado mes de julio, en España sea obligatorio indicar en el etiquetado la cantidad de azúcares añadidos.

Por otro lado, OCU reclama que en el caso de productos con altos contenidos de azúcar como por ejemplo galletas, bollería o lácteos, no puedan llevar ningún tipo de alegación nutricional o de salud, ni cualquier tipo de aval científico que los respalden; "ya que se trata de productos con una excesiva presencia de azúcar y por tanto poco saludables".

 

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña