Trendrinks | Bebidas energéticas... ¿el nuevo producto maldito?

La iniciativa del cocinero británico Jamie Oliver con su campaña #NotForChildren ha abierto el debate en torno a esta bebida.

Latas de refrescos
Latas de refrescos

Los consumidores lo tienen claro: en materia de alimentación ya no vale cualquier cosa. Tanto es así que el aceite de palma, el panga, los huevos de gallinas enjauladas o el azúcar se han convertido en alimentos mal vistos en el último año. Precisamente, en torno a este último ingrediente se están moviendo las cosas en el Reino Unido. Aquí, el popular cocinero Jamie Oliver ha emprendido una pequeña cruzada contra las bebidas energéticas y ha lanzado la campaña #NotForChildren para evitar que este tipo de productos se vendan a menores de 16 años.

Ya hay cadenas de supermercados que han tomado esta decisión. Es el caso de Tesco, The Cooperative (Co-op), Asda, Sainsbury’s o Aldi, comprometidas a prohibir la venta de bebidas energéticas altas en cafeína a niños menores de 16 años a partir de principios del próximo mes de marzo. Pero aún queda mucho camino por recorrer, en especial cuando, con datos fiables sobre la mesa, se recuerda que el 68% de los adolescentes toma este tipo de bebidas y el 12% presentan un consumo crónico alto (de 7 litros al mes). Y el porcentaje va en aumento.

De hecho, un estudio realizado por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria confirmaba ya en 2013 que los adolescentes son los más fieles a ellas. Sin embargo, Oliver advierte de los riesgos de su consumo regular, empezando por el "bajo rendimiento en la escuela" o los problemas de "obesidad y caries dentales".

En el Reino Unido existe un 69% de jóvenes de 10 a 18 años que admite tomar bebidas energéticas

Y es que, según recuerda el popular chef en su web, en el Reino Unido existe un 69% de jóvenes de 10 a 18 años que admite tomar bebidas energéticas. "Y aún sorprende más que el 13% afirma beber un litro entero de una vez", señala apuntando que, a este paso, "los niños vivirán menos y peor que sus padres".

El argumento de Oliver en #NotForChildren no puede ser más contundente: "¿Le darías a tu hijo 12 terrones de azúcar y dos cafés?", señala con rotundidad. Pues eso es, precisamente, lo que contienen 500 ml de una bebida energética. Sin embargo, la publicidad de las marcas no ayuda, todo lo contrario, aseguran que estas bebidas generan un mejor rendimiento en los estudios y en el deporte, lo que atrae a los más jóvenes.

REGULAR EL CONSUMO

Una de las investigaciones más recientes sobre refrescos vigorizantes llega desde Australia. Lo publica la revista Journal of Nutrition Education and Behavior y pone el acento en la necesidad de regular su consumo. Jacinta Francis, del Instituto Telethon de Perth (Australia) reclama "campañas que alerten de los efectos de estas bebidas y promuevan alternativas para mejorar los niveles de energía de los menores, como una buena nutrición, actividad física y un buen patrón de sueño".

En España la polémica también está servida. La presencia excesiva de azúcar en general en todas las bebidas denominadas refrescos ha levantado amplollas. El pasado mes de noviembre, John Rigau, presidente de Anfabra, se defendía de los "ataques" recibidos ante la "demonización" que está sufriendo el azúcar. "No queremos que se demonice nuestro sector ni que se nos señale como culpables de la obesidad en la sociedad", aseguró. En su argumentación, recordó que, entre 2005 y 2015, el sector ha reducido el uso de azúcar un 26%: "El 30% de las bebidas que vendemos son light y es una muestra de nuestro compromiso por cambiar los hábitos de consumo", aseveró entonces.

En el ámbito docente destaca la iniciativa #STOPBebidasEnergéticas de un instituto de Murcia

En el ámbito docente las cosas también se están moviendo. Un ejemplo de ello es la iniciativa #STOPBebidasEnergéticas, que puso en marcha el Instituto de Educación Secundaria Jesús Planes de Murcia y que ha logrado que se sumen varios centros y ha recibido en 2015 el sello Vida Saludable del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

En estos momentos, en los que la salud y la nutrición adecuadas ganan terreno entre los consumidores, padres, profesores, autoridades sanitarias y marcas tienen por delante la tarea común de velar por la alimentación y los hábitos saludables de los más jóvenes.

Lo más

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña