Juan Olmedo

| Haz que los demás hablen de ti y si es en positivo mucho mejor | -

Publicidad positivo
Publicidad positivo

Leo el informe que ha publicado Nielsen sobre la confianza del consumidor en la publicidad, en el cual se concluye que la que genera más fiabilidad en los consumidores es aquella que proviene de nuestro entorno, de nuestros familiares, amigos, etc. Me sorprende, que esta conclusión pueda seguir sorprendiendo a alguien.

A lo largo de la evolución, el ser humano por naturaleza, ha buscado referentes en sus semejantes. No debemos olvidar que la primera fase del aprendizaje y la más efectiva consiste en la reproducción de lo que los demás hacen. Luego, nuestra capacidad de análisis, racicinio, etc. en teoría lo que nos diferencia del resto de las especies, nos debe de servir para discernir qué es lo mejor. Que 3 de cada 4 consumidores compren influenciados por su entorno, no deja de ser la consecuencia lógica de buscar referentes, además de la confianza que les genera una prescripción realizada por alguien próximo, que en principio no tiene ningún interés.

Más allá, y esto es muy importante tenerlo en cuenta, de la satisfacción que le supone a nuestro prescriptor “alardear” de su descubrimiento, de su acierto, de su éxito. Hay multitud de ejemplos y empresas que han entendido a la perfección las bondades de que sean los demás los que hablen de ti, en lugar de hacerlo tu directamente. Bondades que repercuten en todas las áreas de la empresa, empezando por la económica.

Todos tendréis en mente a una empresa de gran distribución en España, en la que uno de los pilares en los que ha fundamentado su estrategia ha sido renegar de la publicidad convencional, pero a su vez haciendo con sus clientes una labor sórdida, a lo largo del tiempo, acerca de las cualidades de sus productos y filosofía, a los que ha conseguido trasladar el rol de prescriptor.

Siempre que tengo la oportunidad de hablar de comunicación, defiendo la máxima “haz que los demás hagan”, empieza desde dentro, tus empleados, colaboradores, partners, son los primeros que tienen entorno. Busca el efecto domino. Evidentemente nos vamos a encontrar con la disyuntiva de que es más rápido hacer, que hacer que los demás hagan. Es más rápido lanzar los mensajes desde tu página web corporativa, que conseguir que sean tus clientes, a través de sus experiencias los que lancen sus mensajes positivos en las redes sociales. Más rápido seguro, menos efectivo también, en el estudio antes comentado, el cliente mostraba su desconfianza de los mensajes corporativos hasta en el 70% de los casos.

Como conclusión no olvidemos que, “más vale lo que los demás digan de ti, que lo que tú digas sobre ti mismo”, además esa es la única realidad que cuenta.

Sobre el autor

Gerente-Consultor

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña