Loypro

| Cómo aumentar la productividad en entornos complejos | -

Cómo aumentar la productividad en entornos complejos
Cómo aumentar la productividad en entornos complejos

Aunque desconocido, el método Loypro empieza a gestarse a principios de los años 90, en los almacenes de grandes distribuidores comerciales, y se ha extendido a operadores logísticos, fábricas y oficinas. Desde hace más de 10 años, se viene aplicando de forma sistemática en almacenes, fábricas, y empresas de servicios en general, pudiendo extenderse a la distribución física y a los puntos de venta de la gran distribución. Sus resultados están probados; solo por implantarlo, la productividad ha dado un salto real mínimo del 10%.

Se basa en que cuanto menos tiempo se emplee en realizar un mismo trabajo, mayor es la productividad conseguida.

No mide la productividad, sino las diferencias porcentuales frente a una referencia real, mediante un único indicador cuyos valores positivos o negativos señalan su ganancia o pérdida. El aspecto que presenta ha de ser personalizado, pues no existen dos entornos idénticos.

Converge en una herramienta de medida sencilla, potente, barata y bastante más fiable que las convencionales. Además de estas ventajas:
Admite tratamiento manual o automatizado, dependiendo del origen de los datos.
Es muy útil en centros donde trabajan gran cantidad de personas.
No necesita del cronometraje ni de estudios de tiempos.
Se desenvuelve con naturalidad en ambientes de cambio constante, pues se adapta automáticamente a las situaciones.
Se puede estructurar en tantos niveles como lo permita la información disponible. El nivel más bajo correspondería a una persona, y desde él se puede ir ascendiendo por actividades y secciones, hasta llegar al centro de trabajo, y en algunos casos, a toda la empresa.

Se emplea, también, con otros propósitos:
Detectar el método de trabajo, la persona o el lugar de trabajo más productivo.
Ser el termómetro inmediato de las decisiones de gestión que se toman, para poder confirmarlas o deshacerlas.
Medir los progresos de la productividad en programas de mejora continua.
Planificar dinámicamente los recursos necesarios para cubrir una demanda en un periodo de tiempo.
Establecer políticas de adquisición de recursos.
Valorar los recursos ahorrados con las decisiones tomadas.
Construir sistemas de incentivos ligados a la productividad.
Eliminar disputas en contratos de servicios con incentivos sobre el aumento de la productividad.


 

Sobre el autor

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña