Fabricantes | Los agricultores hacen un balance "negativo" del año

Unión de Uniones, UPA y Coag sacan los colores al Gobierno socialista y critican su política "continuista".

Agricultor recogiendo lechugas
Agricultor recogiendo lechugas

Concluye 2018 y agricultores y ganaderos hacen balance del año. La Unión de Uniones, UPA y Coag han sacado los colores al Gobierno socialista de Pedro Sánchez del que esperaban mucho y han obtenido, según dicen, más bien poco, puesto que le achacan haber mantenido "la misma línea continuista" del PP.

En concreto, la Unión de Uniones considera que este año agrario "se ha caracterizado por el anuncio de muchos cambios, pero de poca materialización de los mismos, a excepción de los capítulos del mercado internacional y sus consecuencias negativas para los productores".

INCERTIDUMBRE EN TORNO A LA PAC

La organización identifica a Luis Planas como uno de los "principales protagonistas" de 2018, "del que se esperó mucho, tras la salida de Tejerina y el Gobierno del Partido Popular y que, sin embargo, ha seguido la misma línea continuista de su antecesora, sin realizar apenas reformas y, ni mucho menos, atreverse a derogar la ley de representatividad y convocar elecciones al campo", asegura.

La Política Agraria Común (PAC) "tiene mucho que especificar aún"

Por lo que respecta a la futura reforma de la Política Agraria Común (PAC), la entidad considera que a pesar de haber anunciado el recorte del 5% del presupuesto a causa del Brexit, la Política Agraria Común "tiene mucho que especificar aún".

En este sentido, cree que, desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y alimentación (Mapa) se siguen ofreciendo los "mismos discursos de siempre, algunas figuras evolucionadas en las propuestas de la Comisión, como el agricultor genuino, pero, en sustancia, pocos cambios". "Lo que sí hay es mucha incertidumbre sobre si, finalmente, se hará esa reforma cuando se esperaba o se retrasará un par de años y qué conllevará realmente", apuntan.

Por otro lado, la PAC ha sido criticada por Trump, quien ha iniciado una guerra comercial cuya moneda de cambio ha sido la aceituna de mesa en España, poniendo en peligro la actividad de los olivareros andaluces y extremeños que se dedican a ello. Esto ha encendido las alarmas ya que, según estima la organización, "puede ser el inicio de otras limitaciones a productos europeos".

Unión de Uniones también destaca que la "preocupación por el protagonismo tomado por terceros países" ha centrado el año agrario en la Comunidad Valenciana, donde se ha visto muy afectada la campaña de cítricos, en parte, por países como Sudáfrica. Se han estimado unas pérdidas en la primera parte de la campaña superiores a los 130 millones de euros.

COSTES DE PRODUCCIÓN

Los agricultores y ganaderos han puesto también el acento en el "desequilibrio" de la ley de la cadena alimentaria y el "aumento constante de los costes de producción", lo que, en su opinión, ha "dañado" a sectores como el ovino de leche, que lleva ya, en lugares como Castilla y León, más de tres años en pérdidas y dando también "precios ruinosos" a los ganaderos de Castilla-La Mancha, a pesar del crecimiento de exportación del queso manchego.

El valor de la producción final agraria ha mantenido aumentos anuales a un ritmo del 2,2%, mientras que el de los costes lo ha hecho a un ritmo superior al 5%

Según los últimos informes analizados por la organización, el valor de la producción final agraria ha mantenido aumentos anuales a un ritmo del 2,2%, mientras que el de los costes lo ha hecho a un ritmo superior al 5%, hasta pasando de representar el 1/3 del valor de la producción a más de la mitad, lastrando la actividad agrícola y ganadera, impidiendo la rentabilidad a muchas explotaciones.

La organización confía, tras una otoñada menos seca que los últimos años, en que el 2019 sea un año de buenos augurios en las producciones y que también puedan serlo en la voluntad política, se consigan activar los mecanismos necesarios para paliar la crisis de varios sectores, resolver problemas estructurales y se tomen las decisiones para democratizar el campo.

"FALTA DE EQUILIBRIO"

Por su parte, la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) no se ha quedado atrás en sus críticas y ha asegurado que 2018 será recordado por el sector como "un mal año por su falta de equilibrio". Argumentan que en estos doce meses, las desproporciones entre los cuatro factores que componen la renta agraria (volumen de las producciones, precios de venta, costes de producción y ayudas) han tenido un "impacto negativo en los pequeños y medianos productores". "Una dramática realidad en el campo que, sin embargo, ha sido invisibilizada y maquillada por los positivos datos macroeconómicos", afirman desde esta entidad.

"El campo sigue preso de una alta variabilidad de las condiciones climatológicas y, sobre todo, de las injusticias de la cadena agroalimentaria"

"A pesar de la mejora meteorológica que 2018 ha supuesto respecto a 2017, cuando la Península Ibérica sufrió la peor sequía de su historia, el campo sigue preso de una alta variabilidad de las condiciones climatológicas, del avance del cambio climático y, sobre todo, de las injusticias de la cadena agroalimentaria", critican.

Sobre este último aspecto, UPA ha explicado que el año 2018 se ha caracterizado por un "nivel óptimo de muchas producciones", que ha estado acompañado por "cotizaciones desfasadamente bajas de los precios percibidos por los productores". A su vez, recuerdan que los costes de producción han experimentado una "inusitada subida de precios", sobre todo de la energía, los fertilizantes y los piensos.

Finalmente, recuerda que en Bruselas se plantea un "drástico recorte" de la PAC, lo que "desencadenaría un futuro muy oscuro para la agricultura y ganadería familiares de Europa", concluye.

BATERÍA DE MEDIDAS

Desde Coag también se hace balance con el foco en "la espiral alcista de los costes de producción que impide que el aumento del 3,4% de la renta agraria llegue al bolsillo de los agricultores", señala.

Desde la coordinadora de organizaciones de agricultores y ganaderos se considera "imprescindible" emprender una serie de actuaciones para revertir la "continuada pérdida" de la citada renta en los últimos años. Por ello, se ha trasladado al Ministerio de Agricultura que, de cara a 2019, se ponga en marcha una batería de medidas que ayuden a mitigar el alza del precio de los principales insumos:

1.- Fiscalidad. Las peticiones más apremiantes del sector agrario son el incremento del IVA compensatorio al sector ganadero equiparándolo a la agricultura; reintroducción de las deducciones del rendimiento neto previo por adquisiciones de gasóleo (35%), plásticos o fertilizantes (15%) y la reducción general del 2%; aplicación del tipo reducido del IVA a los consumos energéticos de los agricultores profesionales; y exención en el IRPF de las ayudas del segundo pilar de la PAC a jóvenes agricultores.

2.- Tarifa eléctrica. Abogan por la implantación de un contrato específico y adaptado a las características del consumo en el sector agrario y por la exención parcial del 85% del Impuesto Especial sobre la electricidad (IEE) a los sectores ganaderos.

3.- Desarrollo de las energías renovables en el sector agrario y de la figura de la Explotación Agraria Productora de Energías Renovables.

4.- Creación del Observatorio de costes y mercados de insumos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña