Retailers | La cuchara de Lidl que promete reducir tu consumo de azúcar

La cadena lanza una campaña de sensibilización en Alemania con la que pretende reducir este ingrediente el 20% para 2025. En España, de momento, no está previsto implementar esta iniciativa.

Cucharilla de Lidl para reducir el consumo de azúcar
Cucharilla de Lidl para reducir el consumo de azúcar

Lidl sigue plantando cara al consumo excesivo de azúcar. La última iniciativa de la cadena a este respecto la ha puesto en práctica en su país de origen, Alemania. A partir del 10 de octubre, los clientes tendrán disponible una cucharilla que reduce automáticamente este ingrediente el 20%. La propia forma de la cuchara ayuda a coger menos cantidad, como se aprecia en la fotografía.

A partir del 24 de octubre, los clientes la recibirán por compras superiores a 25 euros, y en tienda se puede adquirir por 1 céntimo, informa Business Insider. En España, de momento, no está previsto que se implemente dicho plan de reducción del consumo de azúcar diario ni la cuchara Lidl Spoon.

Como recuerda Anita Wälz, directora gerente de Comunicaciones Corporativas y Sostenibilidad en Lidl Alemania, la compañía lleva muchos años reduciendo gradualmente el azúcar agregado en productos de marca privada.

"Con la cuchara Lidl queremos sensibilizar y al mismo tiempo permitir el disfrute sin sacrificio"

Anita Wälz, directora gerente de Comunicaciones Corporativas y Sostenibilidad en Lidl Alemania

"Para demostrar que todos pueden ahorrar azúcar fácilmente incluso en la vida cotidiana, inventamos la cuchara Lidl. Así es como queremos sensibilizar y al mismo tiempo permitir el disfrute sin sacrificio: la cucharadita de azúcar habitual en el café de la mañana, por ejemplo, sigue siendo una cucharada de azúcar, aunque con el 20% menos", explica.

Efectivamente, se trata de un cambio pequeño, que apenas se nota, pero que, sin duda, beneficia la salud, como indica la enseña. "Queremos crear un efecto positivo en la sociedad y alentar las discusiones en el hogar, en la cocina de la oficina o con amigos: si el efecto de ahorro puede integrarse fácilmente en la vida cotidiana con azúcar, ¿por qué no transferirlo a sal, grasa, aceite, etc.?", agrega Wälz.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña