Retailers | Máxima traición: el prohibido paso de irte a la empresa rival

Roman Heini, exdirectivo de Aldi Süd, entrará en el equipo directivo de Lidl a partir de octubre. Fue clave en la modernización de Aldi.

Roman Heini, en una imagen de archivo
Roman Heini, en una imagen de archivo

Pocos nombramientos llaman tanto la atención como este. De Aldi a Lidl. Casi no hace falta decir más. Roman Heini, uno de los grandes impulsores de la modernización de Aldi Süd en los últimos años, ha fichado por la gran empresa rival, Lidl, con la intención de incorporarse a su equipo directivo a partir del próximo mes de octubre.

La noticia, adelantada por medios alemanes y a falta de confirmación oficial, toca sensibilidades entre dos empresas rivales. Es cierto que Heini no deja directamente una empresa por otra (salió de Aldi en marzo de 2017), pero está claro que su pasado y su experiencia en Aldi será de gran valor para Lidl y el cambio se mirará con recelo. Por cierto, para los amantes de las conspiraciones, la marcha de Heini en Aldi se produjo por sorpresa y con efecto inmediato, sin dar razones sobre su adiós.

Parece que el director ejecutivo de Lidl, Jesper Hojer, entiende que la de Heini es una "valiosa incorporación" para la compañía.

Roman Heini estuvo 18 años en Aldi Süd y, como decíamos, fue uno de los grandes promotores de la modernización de la compañía. Hace poco os hablábamos en FoodRetail & Shoppers de los problemas en Aldi Nord por no haber llevado a cabo planes similares a los de su 'hermana' del sur. Heini, además, participó activamente en la expansión de Aldi en Reino Unido, Irlanda o Suiza. Además, era portavoz del consejo de administración de la compañía.

En Lidl, Heini podría ocupar responsabilidades sobre los planes de negocio de la compañía en el extranjero, aunque todavía no está confirmado.

Otras traiciones

No es la primera vez que alguien traspasa la frontera entre Aldi y Lidl, o viceversa, pero normalmente han sido en puestos de menor consideración. El caso más parecido al de Roman Heini lo encontramos en Klaus Gehrig, actual CEO del Grupo Schwarz (al que pertenece Lidl), que inició su carrera profesional en 1971 en Aldi Süd para marcharse cinco años después a Lidl.

Es difícil encontrar casos similares de altos directivos que de la noche a la mañana se han ido a la gran empresa rival. Hay casos de mandos intermedios, pero no con la relevancia de un alto ejecutivo. La razón principal es que normalmente las empresas suelen asegurarse contratos con cláusulas que eviten una fuga a otras compañías de competencia directa. Normalmente esas cláusulas quedan guardadas en un cajón y no se conocen. El año pasado, por ejemplo, sí pudimos saber que Marcos de Quinto, exvicepresidente ejecutivo y exresponsable mundial de marketing de Coca-Cola, no puede trabajar para las compañías PepsiCo, Nestlé, Dr. Pepper Snapple Group, Danone, Kraft Foods, Unilever y Cott Corporation, según las condiciones de salida pactadas con la multinacional de refrescos.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña