Shoppers | "Las prisas hacen perder el concepto de dieta mediterránea"

Este patrón alimentario, antes "en peligro de extinción", se enfrenta a varios retos que necesitan la colaboración de todos.

El aceite de oliva, una de los ejes de la dieta mediterránea
El aceite de oliva, una de los ejes de la dieta mediterránea

La internacionalización, la investigación y recibir mejor el apoyo de la distribución alimentaria son los grandes retos a los que se enfrenta en la actualidad la dieta mediterránea, un patrón cultural y un estilo de vida que necesita la colaboración de todos -empresas, administración pública y ciudadanos- para preservarla "con mimo". Por algo es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2010. Hasta entonces, sus valores y virtudes se encontraban "en peligro de extinción".

El futuro de la dieta mediterránea ha sido objetivo de debate este lunes durante el Foro de la Alimentación organizado por qcom.es. Francisco Martínez Arroyo, presidente de la Fundación Dieta Mediterránea, ha sido su gran protagonista, desvelando el estado de salud actual de este patrón alimentario "milenario" que tiene al aceite, el vino y el cereal como ejes clave.

Una de sus reflexiones más destacadas ha ido la referida a los actuales hábitos de consumo de los ciudadanos, marcados por el estrés diario y la rapidez con la que se mueve el mundo de hoy en día. "Las prisas están haciendo perder el concepto de dieta mediterránea", ha comentado, recordando la cada vez mayor aceptación de alimentos precocinados y preparados, que ayudan a ahorrar tiempos en cocina y para comer y, al mismo tiempo, obligan a iniciar procesos de adaptación. "Debemos investigar y avanzar para ofrecer a los consumidores productos precocinados que representen bien la dieta mediterránea. De momento, en este segmento vamos muy por detrás y por ello estamos yendo a otros tipos de comida", ha destacado Francisco Martínez Arroyo.

El presidente de la citada Fundación también ha subrayado la necesidad de internacionalizar más la dieta mediterránea, para dar a conocer sus características al máximo número posible de países. Por ello, ha destacado el proyecto Paralelo 40, iniciativa que lleva a cabo la Fundación para promocionar esta dieta en todos los países que se encuentran en este paralelo, los cuales tienen una serie de características similares para desarrollar cultivos determinados que permiten la potenciación de la dieta mediterránea.

Martínez Arroyo también se ha comprometido a trabajar mejor con las empresas de distribución alimentaria para cumplir con todos los objetivos de la Fundación, que ha resumido en cuatro: formación, investigación, divulgación y comunicación.

Comentar | comentarios

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña