Jorge Díaz-Cardiel

| La reinvención de El Corte Inglés | -

La diversificación de negocios, junto a omnicanalidad y transformación digital, son los pilares prácticos en los que se sustenta la reinvención del gigante español de la distribución.

La reinvención de El Corte Inglés
La reinvención de El Corte Inglés

El Corte Inglés anunció que se reinventaba, en su Junta General de Accionistas (JGA) celebrada el pasado mes de julio (2021). 'Reinventarse', hoy, tiene mucho significado en el mundo de los negocios y en el ámbito profesional de las personas. La expresión tiene carga de profundidad. En algún sitio he leído aquello de: "reinventarse o morir". A lo largo de la historia han desaparecido imperios, tanto por su propia degradación como porque otras potencias les superaban. El ejemplo más reciente, que aún tiene efectos en la actualidad, es la desaparición de la Unión Soviética en 1991 y el triunfo del capitalismo y la democracia occidental.

En el mundo de los negocios, los ejemplos abundan, especialmente en el siglo XX y XXI. El factor disruptivo que hace morir sectores enteros de actividad y genera otros nuevos exitosos, es la innovación tecnológica. Schumpeter escribió en 1942 que el capitalismo y las empresas se reinventaban, morían, renacían o surgían consecuencia de la "destrucción creativa", motor y fuente de la riqueza que genera el capitalismo.

Gracias a esa riqueza, tras la Segunda Guerra Mundial, surgió, primero el consumo y, después, el fenómeno llamado consumismo, alentado, desde la demanda, por buenos trabajos y buenos salarios y, desde el lado de la oferta por la abundancia de productos y de formatos comerciales para comprarlos: tienda de la esquina, supermercados, hipermercado, centro comercial, mall con cientos de tiendas, en espacios cerrados o al aire libre, canal de distribución especializado y el que ofrece de todo y, ya el culmen, la llegada del comercio electrónico con Internet, los marketplaces, las plataformas, las redes sociales.

Y, en breve, los metaversos que Facebook y Microsoft, entre otras grandes empresas tecnológicas, nos prometen. Con una penetración de Internet entre pymes y microempresas españolas del 99% (dato de la Encuesta de Equipamiento Tecnológico de las Empresas Españolas del INE, provisto por Advice Strategic Consultants y ya citado en este medio de comunicación en un artículo nuestro previo), el caldo de cultivo para que el comercio electrónico crezca, está servido en bandeja de plata. En el peor de los casos, la investigación de mercado y análisis basado en big data nos dicen que el e-commerce se mantendrá estable o crecerá orgánicamente en 2022 (3-5% versus el 15% de 2020).

"UN PROYECTO DE ÉXITO Y DE FUTURO"

En este contexto, se produce la reinvención de El Corte Inglés. Que tiene mérito, porque la empresa nació en el Madrid de la posguerra y se acerca a los 80 años de edad. Podía haber desaparecido, como en los últimos cincuenta años, con cada crisis económica, han muerto empresas y han surgido otras nuevas, en todos los sectores. Baste ver la banca que, en una década ha pasado de 95 entidades a menos de una docena, en la actualidad.

Pero, El Corte Inglés se ha mantenido y mantenido bien: ¿cómo? Durante su intervención en la JGA de julio, la presidenta, Marta Álvarez, afirmó que "nuestro equipo, la confianza y la marca permitirán desarrollar un proyecto de éxito y futuro". De los tres parámetros citados por ella, el Estudio Advice de Éxito Empresarial ha medido dos, semestralmente, desde 2005 hasta hoy: la confianza y la marca; también el de una treintena de retailers en España para establecer comparaciones o benchmarks. El Corte Inglés inspira confianza y su marca, conocida por el 99% de los españoles mayores de 15 años, no tiene valor. Mejor, dicho, sí lo tiene y es muy elevado. Las recientes valoraciones económicas de El Corte Inglés, realizadas, por ejemplo, para dar entrada a nuevos accionistas, habla de muchos miles de millones de euros.

El Corte Inglés valía 10.000 millones (16.000 si se tiene en cuenta los activos inmobiliarios) tras la entrada del inversor catarí Al Thani, quien obtuvo un 10,33% del capital. Acaba de entrar en el accionariado de El Corte Inglés, Mutua Madrileña, que ha desembolsado 1.105 millones de euros para hacerse con el 8% del capital. El Corte Inglés y La Mutua podrán hacer venta cruzada en el lucrativo negocio de seguros, más allá de los acuerdos accionariales. Porque la diversificación de negocios, junto a la omnicanalidad y transformación digital son los pilares prácticos en los que se sustenta la reinvención de El Corte Inglés.

La reinvención de los grandes almacenes se apoya en el desarrollo de negocios ya existentes pero también en la entrada en otros nuevos como logística, telefonía móvil, comercialización de energía y servicios de seguridad y alarmas

La reinvención se apoya, por tanto, en el desarrollo de negocios ya existentes, como retail, viajes, seguros y servicios financieros (donde ya tenía una alianza con Banco Santander para crédito al consumo) y en la entrada en nuevos negocios como logística, telefonía móvil, comercialización de energía y servicios de seguridad y alarmas, entre otros.

En términos económico-financieros, el Plan prevé doblar el resultado, con un Ebitda de 1.700 millones de euros, reducir la deuda un 60% y aumentar la venta online, hasta representar el 30% de la facturación de El Corte Inglés.

En la citada Junta de Accionistas, el consejero delegado, Víctor del Pozo, explicó que el Plan Estratégico pilota sobre la premisa de que El Corte Inglés "pase de ser un retailer tradicional al mejor ecosistema de negocios del mercado español". Idea que está en el núcleo del Plan Estratégico 2021-2026, sobre el que la presidenta, Marta Álvarez expuso que El Corte Inglés "está en plena evolución y transformación de sus negocios, lo que nos permitirá abordar el futuro con modernidad; obtener nuevas fuentes de ingresos, y conseguir mayor solidez empresarial. Estamos ya en plena recuperación y -excluyendo el efecto del turismo-, el primer semestre de 2021 va a cerrar con cifras muy cercanas a las de 2019".

El análisis del Plan Estratégico que, el consejero delegado, Víctor del Pozo, detalló a los accionistas en julio pasado, se resume en que "el futuro de El Corte Inglés se basa en la construcción de un ecosistema de negocios, apoyado en una actividad de retail única (diferencial y diferenciada, entendemos), que persigue cuatro beneficios: maximizar el valor y la rentabilidad para el Grupo; mejorar la competitividad en retail; crear sinergias entre los distintos negocios del Grupo; y disminuir los riesgos”. Del Pozo comentó que El Corte Inglés va a evolucionar desde un retailer a un “ecosistema de servicios y negocios, donde las nuevas actividades tendrán un papel relevante. Es decir, una empresa que hace la vida más fácil de las personas al ofrecer la mejor selección de productos y servicios".

CUATRO NUEVAS LÍNEAS DE ACTIVIDAD

La reinvención de El Corte Inglés, que desarrolla en detalle el Plan Estratégico, establece un amplio ecosistema, que incluye los negocios ya existentes de retail y de no retail (viajes, seguros y servicios financieros), así como los nuevos negocios en desarrollo. En este sentido, el plan cita las cuatro nuevas líneas de actividad que se han puesto en marcha: El Corte Inglés Logistics (operador logístico integral de referencia); Sweno como operador móvil; Sweno como comercializadora de energía; y Sicor para ofrecer a terceros servicios relacionados con la seguridad, servicios auxiliares y alarmas. Las compras de Supermercados Sánchez Romero y de la agencia de viajes digital Logitravel (que se fusiona con Viajes El Corte Inglés) han sido ejecutadas con una rapidez más propia de empresa tecnológica que de distribución y da idea del modus operandi en los nuevos tiempos de El Corte Inglés.

Marta Álvarez definió el Plan Estratégico como "un proyecto realista, pero ambicioso", justo al contrario de lo que suele decirse: "ambicioso, pero realista", algo que la presidenta debió de decir a propósito, porque el énfasis de su frase queda en el realismo, en el cumplimiento de la promesa que, al fin y al cabo, es lo que cuenta: con 90.000 empleados, miles de proveedores y una marca vinculada emocionalmente a cinco generaciones, qué más quieren los consumidores españoles que El Corte Inglés triunfe en su proyecto de reinvención. Por la aportación económica y social que hace a la economía del país, a los españoles les interesa que a El Corte Inglés le vaya muy bien, como al resto de grandes empresas españolas que, entre todas, dan trabajo al 33% de la fuerza laboral española.  

Sobre el autor

Jorge Díaz-Cardiel. Socio director general de Advice Strategic Consultants. Economista, Sociólogo, Abogado, Historiador, Filósofo y Periodista. Autor de más de veinte mil de artículos de economía y relaciones internacionales, ha publicado más de una veintena de libros, cinco sobre Digitalización. Ha sido director de Intel Corp, Ipsos Public Affairs, Porter Novelli International, Brodeur Worldwide y Shandwick Consultants. Es experto en economía norteamericana y relaciones internacionales.

Cerrar

Inicia sesión con email

He olvidado mi contraseña